Andando a la escuela

Hace un mes invitaba a la comunidad a unirse y trabajar por el rescate comunitario de la escuela Pedro G. Goyco. Hoy, puedo decir que ese trabajo ha resultado enormemente enriquecedor. Para que la comunidad sepa, el grupo de trabajo (que sigue abierto a nuevas colaboraciones) se ha pasado redactando y entregando comunicaciones a todas las instancias gubernamentales pertinentes, entiéndase: Departamento de Educación, Legislatura y Municipio de San Juan. También hemos recabado la ayuda de otras instituciones e iniciativas como el Instituto para la Nueva Escuela (INE), el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) y el colectivo de diseño La Maraña.

Nos encontramos ahora terminando lo que será nuestra propuesta para el desarrollo del plantel asumiendo que es una oportunidad para integrar y atender los múltiples y variados intereses de todas las partes interesadas pero muy especialmente el mejor interés de nuestra comunidad. Un interés que expresamos con esta premisa: Cada sector o barrio urbanísticamente consolidado, como Machuchal, debe contar con un espacio de gestión y formación, como un instrumento esencial en la creación de comunidades culturalmente ricas, socialmente integradoras, económicamente equitativas y ambientalmente sostenibles.

Para más, quisiera divulgar parte de la información relevante que ha surgido de la investigación que hemos realizado para apoyar nuestro reclamo y nuestra propuesta. Creo que esta información puede ser muy útil en términos generales pero particularmente para los padres y las madres de los más pequeños integrantes de nuestra comunidad. Aquí algunos de los beneficios de contar con una escuela local debido a las grandes ventajas que supone poder ir andando a esa escuela:

AMBIENTALES

Caminar no contamina y es una fuente de energía renovable. Promover que las personas vayan a pie es una medida contra el cambio climático ya que reduce las emisiones de CO2 y reduce el consumo de combustibles fósiles. Además, reduce la emisión de partículas contaminantes lo que contribuye a mejorar la calidad del aire que se respira: la contaminación del aire es una de las principales causantes de alergias y enfermedades respiratorias como el Asma.

Ir andando también reduce la contaminación por ruido lo que tiene otros beneficios para la salud física y emocional de las personas.

Caminando la calle

SOCIALES

Se ha comprobado que caminar a la escuela es una poderosa herramienta para la socialización y el fortalecimiento del tejido social. Eso también se cumple si los maestros y otros empleados escolares son miembros de la misma comunidad. Que la comunidad escolar esté compuesta por miembros de la misma comunidad contribuye a generar sentido de pertenencia y promueve mayor participación en las actividades relacionadas a la escuela.

Caminar a la escuela local ofrece a l@s niñ@ la oportunidad de relacionarse con sus padres, herman@s, amig@s, vecin@s y otras personas durante el camino. Esa interacción aporta grandemente a su desarrollo personal y social. A los más pequeños, les aporta mucha más seguridad y sensación de afecto ir de la mano de sus padres a la escuela.

Caminar a la escuela también es una manera de identificarlos desde niñ@s con su entorno lo que les aporta identidad y sentido de pertenencia a un lugar y una comunidad.

Fomentando que más gente pueda ir andando desde donde vive a otros lugres se genera más actividad peatonal. Eso puede contribuir a adaptar y mejorar los espacios por donde se camina y facilitar el acceso y la movilidad para tod@s los miembros de la comunidad como madres con coches de bebé, niñ@s, personas con movilidad reducida, invidentes, envejecientes, etc.

ECONÓMICOS

Contrario a ir en auto, caminar a la escuela reduce el tiempo de desplazamiento y el tiempo que requiere dejar y recoger a los niñ@s (implique o no estacionamiento). Reduce también problemas de congestión y acceso frente a la escuela. Si los escolares viven cerca unos de otros, es posible que su padres y madres se pongan de acuerdo para dividirse por días y no tener que ir cada uno a diario a llevar a sus hij@s a la escuela. Esto también contribuye a fortalecer el sentido de comunidad.Caminar no cuesta dinero como a ir en auto, en transporte público o escolar. Por eso, contar con una escuela a distancia caminable puede suponer una importante fuente de ahorro para las familias. Ofrecer oportunidades para que más gente camine también puede ahorrarle dinero al gobierno ya que puede reducir gastos en construcción y mantenimiento de carreteras.

DESARROLLO PERSONAL

Caminar favorece y ayuda al proceso de aprendizaje ya que los niñ@s llegan más despiertos y más alertas a sus salones de clases. La caminata estimula la actividad cerebral y la memoria, además, desarrolla el pensamiento crítico y su habilidad motora. Estudios científicos han comprobado los beneficios de llegar andando a la escuela para mejorar el desempeño de niñ@s con Déficit de Atención e Hiperactividad. Ir andando a la escuela es la mejor manera de desarrollar el buen hábito de caminar en los más pequeños y los hábitos que se aprenden en la niñez se suelen mantener durante toda la vida. Caminar puede ser una experiencia de aprendizaje en sí misma: algunas comunidades se han organizado para realizar recorridos “educativos” a lo largo del viaje de ida o regreso de la escuela.

Ir andando a la escuela les aporta a los niñ@s confianza en sí mismos, autoestima e independencia. Es una oportunidad para que desarrollen autonomía y sentido de responsabilidad porque les obliga a tomar decisiones.Para los más pequeños, la caminata a la escuela reduce la ansiedad que puede ocasionar el distanciamiento de sus padres y madres porque se sienten más cerca de sus hogares. Esa relación hogar-escuela también contribuye a que desarrollen desde muy temprano un sentido de dimensión espacial.Vivir a una distancia caminable de la escuela facilita el acceso a una educación normal a niñ@s con movilidad reducida o que dependen de sillas de ruedas.

BIENESTAR

Caminar reduce la ansiedad, aumenta la concentración y estimula la creatividad. Llegar a los sitios andando es mucho menos estresante que sentirse a merced del tráfico ya que el tiempo de la caminata es fácil de predecir y controlar pero no así lo que te puede tomar un viaje en automóvil en el que te puede sorprender un tapón o algún otro inconveniente muy difícil de resolver por tu cuenta. “Mente sana en cuerpo sano”: Los niñ@s necesitan, por lo menos, una hora de actividad física al día y la caminata al colegio puede ser la mejor oportunidad de lograrlo. Para los adultos que los acompañan la actividad física también es muy beneficiosa. Estudios evidencian que las personas que viven en ambientes donde caminan a diario (como para ir a la escuela) padecen menos obesidad y, por consiguiente, menos enfermedades como la Diabetes. En general, las personas que caminan a diario gozan de mejor salud física y mental.

SEGURIDAD

Acompañar a los niñ@s en el viaje a la escuela es una oportunidad para enseñarles, entre muchas otras cosas, seguridad vial. Caminar es más seguro en sí mismo pero, además, está comprobado que aporta a la seguridad de tod@s ya que los conductores (en carro, motora, camiones, etc.) son más cuidadosas al volante mientras más peatones haya a su alrededor. Por otro lado, en la medida en que más gente camina dentro de sus comunidades se pueden mejorar las condiciones de seguridad para los peatones (aceras, cruces, iluminación, etc.) lo que, a su vez, redunda en un aumento de los traslados que se realizan a pie. Ocurren menos robos en las comunidades donde hay más gente caminando por las calles a todas horas del día.

Para contactar al equipo de trabajo escribir a: casataft169@gmail.com

Fuentes:

http://walkit.com/walking-to-school/

http://www.treehugger.com/culture/4-reasons-why-walking-school-benefits-kids.html