Aniversario en Cinema Paradiso

por

Las hermanas Michelle y Gina Malley Campos contactaron al dueño del lote vacío entre el Banco Popular y Gemileo en la calle Loíza y le pidieron permiso para usar el espacio. El dentista Eduardo Mayol se entusiasmó con el proyecto: un cine gratis, al aire libre. Eso fue hace tres años. El proyecto, Cinema Paradiso en la Loíza, ha servido desde entonces como sala de cine proyectando películas locales, extranjeras y clásicos de Hollywood, ha sido espacio para presentaciones musicales, ventas de arte y productos locales y talleres. Este fin de semana empiezan a celebrar su tercer aniversario. “Se van a llevar a cabo 3 proyecciones por tres domingos corridos para simbolizar los 3 años que cumple CPL”, explica Michelle, “empezando el 25 de enero con la película puertorriqueña “Maldeamores”,  el 1 de febrero con la película clásica de Bruce Lee “Enter the Dragon” y finalizando en grande el 8 de febrero con el divertido musical “Singing in the Rain”. 

El evento del 8 de febrero comienza en la tarde con música y una exhibición de los carteles de Cinema Paradiso en la Loíza.

¿Qué tienen en planes para este año?

“Este año va a ser uno de transformación. Estaremos menos activos en cuestión de proyecciones y actividades mensuales y más activos en nuestra página de facebook proveyendo información y datos sobre el cine, la cultura y el arte del patio. Seguiremos presentando cine una vez al mes y el espacio sigue disponible para diversas actividades que se podrán coordinar directamente con el dueño del espacio, el dentista Eduardo Mayol. La idea es mantener el espacio lo más atractivo y acogedor posible para uso diario de la comunidad. Si por fin recibimos el visto bueno para una rehabilitación proporcionada por el departamento de urbanismo del municipio, contaremos de nuevo con un diseño más de parque/plaza, que es lo que siempre hemos querido para esta ventanita de buena vibra en la Loiza”.  Los locales han notado que ahora en el espacio ubicad una guagua de comida que está allí por acuerdo con el dueño que busca también lógicamente  generar algún ingreso de su espacio.

¿Cuáles son los cambios más notables que han visto en el sector en los pasados años?

“Ha sido increíble el cambio que ha ocurrido en la calle Loíza. Cuando primero empezamos con la idea me decían que estaba loca, que nadie iba a querer ir a jangear en la calle Loíza. La calle antes era boca de lobo. El cambio más notable es que ahora hay vida nocturna variada y divertida. Claro, estos cambios conllevan sus aspectos negativos, porque nada es perfecto”.

¿Cuáles han sido los retos de mantener el espacio?

“El reto más grande es el amor al arte. Ginna y yo hemos estado haciendo esto sin razón sin necesidad sin recompensas sin recuperación económica porque nos apasiona, porque nos da tanta felicidad conectar el cine con la gente, proveer un espacito especial entre la jungla de concreto; y esa pasión es agotadora, y llena de frustraciones”.

Michelle asegura que está muy agradecida con “todos los que se han dado cita en Cinema Paradiso en la Loíza durante estos tres años, de espectador, voluntario de brigada, colaborador, mercader, artista, o de todo un poco. Gracias por ayudarnos a construir este espacito especial y compartir el amor”.