Arte que devora

por

Cody, así se titula la exhibición individual de Jonathan Torres, cuyo título está basado en una experiencia personal del artista durante su visita a la casa del arquitecto Henri Klumb. Es el nombre del rancho de la casa Klumb, y así se nombró al perrito que fue encontrado allí ese día, al que por razones drásticas de salud tuvo que ser puesto a dormir. Estas son experiencias que conmueven y que contribuyen a la manera de ver y sentir del artista. De esta experiencia, nace la escultura de Cody, hecha de materiales orgánicos encontrados en el mismo lugar del acontecimiento. El material utilizado es del árbol de Ceiba y sale de un fruto que produce un material parecido al algodón, y que a su vez simula el pelaje del animalito que yace inmóvil en el suelo.

Este primer relato y por consiguiente sus pinturas son evidencia de la recopilación de experiencias personales o vivencias para plasmar sus historias, donde el soporte de su obra es la acumulación de sucesos para así crear una narrativa visual y construir un lenguaje propio. En sus pinturas, densas, enigmáticas y cargadas de impasto de óleo, utiliza también materiales que poseen una connotación emocional, tales como la tela de encaje y el mantel bordado, creando así una conexión entre el mundo real o su vida cotidiana y una fantasía paralela a su realidad. Sus pinturas son también emulaciones de obras barrocas del siglo XVIII, debido a la influencia visual que ha tenido desde su infancia al vivir rodeado de elementos decorativos kitsch de aspecto barroco. Por otra parte, Torres describe a sus personajes como mutantes que están vinculados al mundo real o su vida cotidiana; como parte de una fantasía paralela a su realidad.

Sus personajes en momentos son mujeres enigmáticas, personajes caricaturescos con ojos saltones y bestias fantásticas con bocas grandes y numerosos dientes que sonríen o hacen mueca. Estos cobran vida entre las texturas coloridas del pigmento y la atmósfera de sus escenarios florales que parecen universos. Esta es la manera del artista plasmar la belleza desde un punto de vista inclinado hacia lo salvaje y lo grotesco. Así sucede con The Garden, escultura de gran formato que representa lo que parece ser una mujer híbrido entre una criatura creada por el artista extraída de su imaginario. Está apoyada sobre una base y tiene sus piernas cruzadas, mas su gran tamaño y la dificultad de discernir su origen o aspecto inspira tanto curiosidad como confusión por no conocer la naturaleza de esta criatura que cautiva los sentidos. De esta manera, la obra de Jonathan Torres captura los sentidos en su aspecto, su lenguaje y sus personajes, que poco a poco mientras más la contemplas, más te consume.

Jonathan Torres obtuvo una Maestría del Brooklyn College en Brooklyn, NY (2012) y un Bachillerato en la Escuela de Artes Plásticas en San Juan, PR (2009). También participó recientemente en la Feria de Arte NADA 2013 con la Galería Roberto Paradise junto a el grupo de artistas que representa Roberto “Tito” Rovira.

Cody abrió el pasado 8 de mayo de 2013 y estará abierta hasta el 15 de junio en la Galería Roberto Paradise, ubicada en 610 calle Hipódromo en Santurce.