Biciresuelve

Llegaste del trabajo, te parqueaste, subiste a tu casa con la intención de tirarte a descansar y no salir hasta el otro día. Abres la nevera y te das cuenta de que no tienes café para por la mañana. ¡Crisis! Que no cunda el pánico Biciresuelve te resuelve. El corillo de mensajeros ciclistas está disponible siete días a la semana de 10:00am hasta la media noche. Por $5 te hacen la gestión. Van al colmado, compran el café y te lo llevan a tu casa. Una vez allí te cobran el costo de lo que compraron y los $5 del servicio. No se limitan al colmado. Pueden ir al banco a hacerte un depósito, a algún restaurante a recogerte una orden, a la farmacia a buscarte unas medicinas, perfecto para cuando tienes la monga y no te quieres vestir para ir a comprarte el té o el jarabe que te lo quita todo.

 

Tienen 3327 amigos en Facebook. Hacen unas 30 entregas o diligencias diarias. La empresa cuenta con dos dueños/administradores/ciclistas: Julio Molina y Zoraida López. Viven en Santurce. Todo empezó haciéndole favores a amigos de la zona que tienen negocios y necesitaban conseguir o llevar algo rápido. Julio y Zoraida ya andaban en bicicleta, desde antes de conocerse, desde antes de hacer del pedaleo un negocio. Tantas fueron las vueltas que dio Julio llevando y trayendo cosas para los panas que decidió hacer de esto un negocio. En noviembre de 2011 surge Biciresuelve.

 

“Santurce es un área donde uno se puede movilizar en bici bastante fácilmente”, explica Zoraida, “ya nosotros corriamos bici, nos conocimos corriendo bici”. Biciresuelve se mercadea repartiendo flyers y en su página de Facebook. Su área de cobertura incluye todo Santurce (inlcuyendo Miramar y Condado, que también es Santurce) y Punta las Marías. ” Entregamos mucha comida, hacemos depósitos de banco, pagos de facturas. Todos los mandados que se les pueda ocurrir a alguien. Obviamente algo que no pese mucho, no podemos entregar un aire acondicionado. Hacemos compras de comida de supermercado y todos los restaurantes del área”, dice Zoraida.

 

Es un negocio que puede ser un tanto riesgoso. La semana pasada Zoraida tuvo dos accidentes, uno con un carro y el otro un resbalón en la calle mojada. “Los pedidos que nos hacen son cosas necesarias”, explica la empresaria. “Hemos llevado desde toallas sanitarias y mantecado hasta cables de jumpear”, dice Zoraida.

 

El asunto funiona de la siguiente manera: llamas o texteas al (787) 671-7410, les dices lo que quieres, en dónde debe recogerse y para dónde va.