Café Marquesa

Una taza de chocolate caliente con un poco de pique acompañando al rissoto brunch es uno de los secretos mejores guardados del sector. Los postres son todos hechos en casa, incluyendo macaroons, panes y dulces de diversos sabores. Café Marquesa, propiedad de Tamara de León, es un deleite para el paladar.

El espacio –frecuentado por los locales- tiene ocho mesas pequeñas y un área de barra. Las pardes están decoradas con exhibiciones itinerantes, casi siempre de fotografía. Tienen diversas ofertas de café que comienzan en $1.50. “Me gusta usar el término bistro”, explica de León, “porque nos ubica entre un restaurante y algo más casual”. El restaurante tiene 15 empleados.

El café

El menú se divide en sándwiches, pastas y ensaladas, además de la picadera. Los precios fluctúan entre los $9 y $14. El menú es de orientación francesa con toque internacionales y criollos. El servicio es siempre amable e impecable. “Aquí todos nuestros platos se elaboran al momento solo para usted”, dice en la parte de atrás del menú a modo de agasajo y advertencia: no vaya con prisa. “Es un espacio familiar donde servimos comida de calidad”, explica la propietaria que además es ingeniera ambiental. Toda la pastelería es hecha allí mismo y es uno de los fuertes del lugar que recibe muchas órdenes para llevar. “El volumen ha aumentado tanto que necesitamos dedicar a alguien exclusivamente a la pastelería”, dijo la empresaria.

Los desayunos incluyen huevos benedictinos y florentinos además de los pancakes Sarah – de masa de bizcocho de red velvet-. Café Marquesa está en la calle del Parque y abren de miércoles a domingo.

Brunch rissotto