Cierra Pa’l Cielo

por

Pa’l Cielo, Chinchorro Glorificado cierra sus puertas después de cinco años en la calle Loíza. El espacio, que sirve comida peruana y tiene una barra, queda frente a la Academia Santa Teresita. Durante años Pa’l Cielo fue punto de encuentro para locales y visitantes presentando en ocasiones música en vivo y con la participación semanal, los domingos, de Velcro en los platos.

El local abrió sus puertas en un sector de la calle Loíza que estaba bastante desolado en las noches llevando público al área de la calle Betances. La propietaria del espacio, Laura Om, lleva trece años en el vecindario con sus negocios que incluyen Om Studio -salón de belleza y tienda de ropa vintage- y La B de Burro en la McLeary. El cierre del local dará pie a un nuevo proyecto en ese espacio.

“Para mi lo más significativo ha sido todo el aprendizaje de lo que es tener un negocio en un barrio y el impacto que puedes tener en las vidas de las personas”, explica la empresaria, “influenciar de cierto modo a un país”. El negocio llegó a emplear en su momento pico a treinta personas. Al momento del cierre, el fin de semana pasado, laboraban allí diez personas.

El espacio será transformado y dentro de poco abrirá sus puertas allí un nuevo invento. “En esta vida hay que reinventarse, yo sufro porque tengo que decir que me da un poco de sufrimiento, Pa’l cielo será el tercer negocio que cierro, que cambio”, dijo. El nuevo espacio, concebido por ella, contará con una ambientación preparada por estudiantes y profesores de la Escuela de Artes Plásticas. “Va a seguir siendo un espacio de compartir donde la gente pueda ir a compartir platos, tragos, anécdotas…sin la locura y la algarabía que fue característica de Pa’l cielo, va a tener un ambiente mucho más tranquilo”. Es casi como si el espacio madurara con sus clientes originales. Velcro seguirá en los platos los domingos.  “El país necesita cosas buenas, alternativas divertidas, que la gente pueda transportarse a diferentes lugares”, finalizó.