Cinema Paradiso

La idea surgió cuando Michelle, quien estudió producción y dirección de cine, tuvo que conseguir un espacio idóneo para proyectar dos cortometrajes que formarían parte de la muestra de Cinefiesta: Festival Internacional de  Cortometrajes de Puerto Rico. Localizaron el espacio y finalmente dieron con el propietario, el doctor Eduar Mayol Bracero, cuyo permiso solicitaron para utilizar el lote. Y luego de tanto trabajo de limpieza de basura, poda del pastizal y pintura de murales para ambientar el espacio, nació Cinema Paradiso en diciembre de 2011, con la proyección de dos cortometrajes originales puertorriqueños: “Sonríe” y “El vecino”.

De pastizal a cine al aire libre

Luego de que la primera proyección atrajera tantos curiosos y la actividad resultara tan exitosa, a las hermanas Malloy Campos se les ocurrió la idea de continuar la gesta que tanto esfuerzo les había costado realizar. Así fue que decidieron presentar una propuesta para llevar a cabo proyecciones cinematográficas dos veces por mes, a cambio de dar mantenimiento al espacio, pero con miras a tener ganancias en el futuro.

Comenzaron con proyecciones el primer y tercer domingo de cada mes –una en 16mm y otra en formato digital–. Desde el principio era palpable la magia en el lugar, muy especialmente con el proyector old-fashioned. Pero luego se complicó la cosa porque al principio el equipo era alquilado hasta que después decidieron hacer la inversión y comprar los proyectores con fondos propios. Cuentan las hermanas Malloy Campos que sin la colaboración exhaustiva de sus familiares y amigos Cinema Paradiso jamás hubiera sido posible. Llevan ya un año presentando cine y siempre se les acerca la gente para alquilar el espacio con el fin de celebrar actividades o porque quisieran colaborar con la iniciativa.

En cuanto a la ambientación del lugar, Poncili es el colectivo que estuvo a cargo de los murales. De otra parte, Yazmín Crespo y Omayra Rivera, profesoras de arquitectura de la Universidad Politécnica de Puerto Rico, dirigieron un proyecto de arquitectura urbana titulado “Creando sin encargos” con objetos re-usados cuyo objetivo era que los estudiantes construyeran mobiliario creativo para la apertura de Cinema Paradiso. También la noche de inauguración hubo una presentación del Proyecto PISO –un proyecto de autogestión que utiliza la improvisación como herramienta para generar nuevas formas y espacios.

Otros colectivos o eventos que se han presentado en Cinema Paradiso son: el Circo Nacional, PISO, la proyección del documental “Plenazos Callejeros”, la celebración de la Feria del Libro Independiente y Alternativo y proyecciones del Festival de Cine Europeo producido por la Alianza Francesa. Además, parte de una exhibición de la artista Annex Burgos incluyó un vídeo que se proyectó en Cinema Paradiso. Hasta la fecha, lo único que se ha realizado de música en vivo fue una presentación del legendario cantante Jomo Pemberton and the Jah Seeds Band y el plenazo callejero que acompañó la presentación del documental.

En febrero de 2013, se celebró el primer aniversario de este espacio mágico con la proyección del filme italiano que lleva el mismo nombre: “Cinema Paradiso” (1988). Además, el pasado domingo se presentó la película animada de origen francés titulada: “Les triplets de Belleville” (2003).

Al presente, se coordina un itinerario especial para el mes abril –mes del Planeta Tierra y el medioambiente—con el fin de educar a la comunidad en cuanto al medioambiente a través del cine. También tienen en agenda dedicar al menos un domingo al mes a la proyección de filmes de interés familiar. Eventualmente, la meta a largo plazo es proyectar una película cada domingo para que lo que Ginna describe como “una iniciativa comunitaria entre familiares y amistades”, se convierta en una actividad cultural más constante que sirva de escenario a la transculturación en la comunidad de la Calle Loíza.

“Las producciones en sí no son tan costosas pero definitivamente son el resultado de la autogestión y buscan recuperar el espacio y que la gente se sienta parte del mismo”, expresa Ginna. “Se trata de una transcultura que es característica de la calle Loíza. (También) viene gente de Cupey, Bayamón, de otras partes del área metropolitana pero la idea es unirnos como comunidad”, añade.

Y la verdad es que en Cinema Paradiso se proyecta todo tipo de cine, desde los éxitos taquilleros de Hollywood, pasando por filmes independientes que participan en festivales internacionales de cine en Estados Unidos, Europa y el Caribe, hasta filmes encantadores pero totalmente desconocidos. Lo más importante es la interacción, realzar el aspecto comunitario de la actividad. Pero más importante aún es que este espacio al aire libre tan fascinante y a la vez poco pretencioso nos saque del encierro de las casas y los centros comerciales, de estar bajo las luces de neón y en ambientes de aire acondicionado, que nos haga olvidar por unas horas que no vivimos en una selva de concreto ni que nos afecta el “heat island effect”. La idea es que la gente comparta e interactúe y resaltar el aspecto comunitario –ya que hay mucha complejidad social sin atender–.