Dulce Santurce, Hopkins y Auger

por

Son las 9:30 de la noche y Brenda Hopkins y Tito Auger esperan relajados en el camerino de La Respuesta en Santurce. La banda de Brenda ensaya tras bastidores y Tito recién regresa de haber comido algo suave en un kiosco cercano. Fuera del camerino, el gentío comienza a conglomerarse en espera del concierto “Donde yo nací”.

“Donde yo nací” también es un clásico musical del trovador Don Chuito El Maestro, también conocido como El Chuito de Bayamón. Además, Brenda Hopkins grabó recientemente este tema junto a Tito Auger para su último disco llamado “Puentes”.

“Es un tema que yo escuchaba desde pequeña en casa en la voz de Don Chuito. Yo creo que la letra está expresando lo que Tito y yo sentimos por Puerto Rico. En esa letra se retrata lo que es esta tierra y yo creo que más que nunca es importante celebrar ese sentimiento de amor por nuestra Isla”, relató la pianista.

Sin duda alguna, existe gran admiración artística y profesional entre Hopkins y Auger. De hecho, Brenda ya le tiene dicho a Tito que él es uno de sus “súper héroes de la música”.

“Lo interesante y lo lindo de la música es que se siente un respeto mutuo. Me imagino que aquí sin darnos cuenta cada uno está tratando de encajar en el estilo de cada cual. Ha sido una cosa que es orgánica. Ha sido muy fácil en realidad. La banda de Brenda es una banda poderosa. Brenda me da un espacio para yo hacer lo mío y pienso que encajamos muy fácil y bien rápido. Lo que está pasando en tarima es una extensión de lo que hicimos en el disco. Se está llevando a otro nivel”, reflexionó Auger durante la noche del sábado, 10 de febrero.

Cuando se hicieron las 10:30 de la noche, Tito Auger, Brenda Hopkins y su banda, integrada por David de León (bajo), Manuel Martínez (batería), Christopher de León (guitarra) y Andrés “Quino” Cruz (percusión), subieron a la tarima. La primera canción de la presentación fue “Preciosa” en modo instrumental. El público también se movió al ritmo de “Wanabí”, “Cumbanchero” en instrumental, “Boricua en la luna”, “Donde yo nací”, “Verde luz” y un solo de Brenda Hopkins con “Lamento borincano”.

La energía y sentimiento de Brenda Hopkins en el teclado fue pieza clave en cada uno de los temas. Además, la sincronía entre Brenda, la banda y la voz de Tito Auger lograron resultados fascinantes.

Por su parte, Tito hizo que el público se moviera al ritmo de los clásicos de Fiel a la Vega y deleitó a los presentes con las melodías de su armónica y guitarra. Durante las canciones “Wanabí”, “Lamento borincano” y “Boricua en la luna”, el público no dudó en sacar sus celulares para grabar el momento y levantar sus puños al cielo. Hasta cuando iban a la barra a pedir tragos, en lo que los servían, continuaban cantando a todo pulmón.

“Me gusta la mezcla que hacen ellos dos”, dice un joven en el público que se movía al ritmo de la fusión blue-funk  entre Brenda Hopkins y Tito Auger.

Al acabar el concierto, predominaban las caras entusiasmadas y satisfechas. Se movían a conversar con amigos, a hablarle al desconocido sobre el concierto o simplemente a pedir otro trago y disfrutar del cierre de la noche.

*Fotos tomadas de la página de Brenda Hopkins