El recorrido histórico

El sábado 11 de abril se hará la tercera edición del recorrido histórico de la calle Loíza. La caminata sale desde la esquina de la calle Loíza y la avenida de Diego a las 10:00am. El evento lo organizamos los mismos que hacemos la Fiesta de la calle Loíza, un grupo de residentes del sector compuesto por artistas, productores y otros embelequeros.

Lester Nurse Allende y Orvil Miller son los guías del recorrido. Desde que empiezan a caminar ubican la calle Loíza en el contexto mayor de Cangrejos.

Van señalando los lugares donde antes habían teatros y donde antes habían tiendas por departamentos. Ahora hay espacios vacíos, tiendas nuevas, muchos restaurantes. La caminata dura como una hora y media. Al final el grupo se adentra en Machuchal doblando a la derecha en la calle Ismael Rivera para visitar la casa del Sonero Mayor. La antigua calle Calma.
Antiguo cine
Allí los recibe Ivelisse, la hermana de Maelo y La Máquina Insular, un grupo de pleneros residentes también de la zona. El grupo de trabajo: guías, músicos, producción, está comprometido con el barrio. Tenemos un montón de ideas y proyectos en ciernes. Escogimos el recorrido como el más relevante por varias razones; primero es algo que se puede hacer sin mayor producción y segundo nos parece bien importante que se hable de la historia de este lugar, de lo que convirtió a la calle en lo que es hoy, de los que vinieron antes, que se contextualice lo que está sucediendo.

Pleneros
Ese sábado 11 de abril también se presenta, a las 4:00pm, en la casa de doña Margot la pieza: Maelo en el cuerpo de la artista Awilda Sterling. La pieza es una comisión del Museo de Arte Contemporáneo como parte de la celebración de sus 30 años en Santurce. Awilda también es parte del grupo de trabajo y vecina, a ella se une Velcro, el MC residente de la Loíza. Por allí estará pintando un mural Lío Villahermosa otro que es parte del corillo. Los proyectos se van dando de manera independiente y se mezclan casi orgánicamente en la calle. De esos surgen otros y así se van creando trabajos nuevos, innovadores. El barrio y sus calles se convierten en el espacio donde sus artistas residentes inventan y crean y aportan a su comunidad.

La meta es que poco a poco vayamos solidificando la empresa creativa que hemos construido. Que ese proyecto se convierta en una fuente de trabajo. Que los artistas no trabajen de gratis. Que los comerciantes se unan al esfuerzo, que le den el valor que se merecen a los esfuerzos que le dan vida a la comunidad en donde ganan su sustento, atrayendo público nuevo, variado, interesado en aprender. Poco a poco hemos ido buscando la manera de que la compañía sea precisamente una empresa. Muchas veces cuando hablamos de los proyectos la gente nos pregunta: ¿Pero para qué hace falta dinero para un recorrido, para un taller? Es la idea generalizada de que las artes no cuestan, de que los músicos están ahí para tocar de gratis, que la cultura en general no es algo por lo que se debe pagar, el eterno artista amateur. La meta es que el ofrecimiento, excepto los talleres, siga siendo sin costo para el público y pagarle a los recursos con dinero de propuestas, auspicios y la colaboración de los comerciantes.

El auspicio de Cervecera de Puerto Rico fue el primero en llegar, sometimos además una propuesta al Instituto de Cultura que también estará apoyando y seguimos buscándole la vuelta al asunto para que sea costoefectivo. Eventualmente queremos tener un espacio de trabajo en el que se puedan ofrecer talleres, funciones y otros proyectos, un centro cultural completo por y para la comunidad, de eso hablo en otro post. Por lo pronto se aceptan propuestas y voluntarios. Nos vemos el 11 de abril.