El Sonero Mayor

“Oye Maelo, no te olvidamos, tu pueblo te canta, la clave no se perdió”, cantaba Caymi Rodríguez, del grupo Atabal, frente a la tumba de Ismael Rivera en el cementerio de Villa Palmeras.

Cerca de 50 personas llegaron hasta el cementerio a celebrar la vida de Ismael Rivera, el Sonero Mayor, que hoy hubiese cumplido 83 años. Los pleneros llegaron convocados por Héctor Rodríguez, director de Atabal. Bajo el candente sol cangrejero Rafa Concepción, Joe Guayacán y Tito Matos, entre otros, le cantaron un belén a Maelo.

Tarja de Maelo

titomaeloTodos los años su hermana, Ivelisse Rivera, convoca a amigos y músicos a visitar el campo santo. El fotógrafo José Rodríguez, amigo de Maelo y su familia, es uno de los organizadores del evento al que acudió el bongocero Roberto Roena, compañero de Maelo en el Combo de Cortijo. Fanáticos y amigos llegaban con discos hasta el lugar.

fancaratulaIsmael Rivera es uno de los artistas más venerados en América Latina. Su voz sigue estremeciendo audiencias desde iPods y velloneras. Maelo era de la calle Calma, aquí en el barrio Machuchal (el sector de la calle Loíza en Santurce). La Calma ahora se llama calle Ismael Rivera. Allí un mural recién hecho sustituye al que llevaba varios años en una pared del barrio. Su casa está intacta. De hecho la casa de Maelo es la parada final del recorrido histórico de la calle Loíza.

Ismael Rivera fue el cantante del combo de Rafael Cortijo, también oriundo de este vecindario. Cortijo revolucionó el sonido de la bomba y la plena con su combo que sigue siendo una propuesta musical vigente.

Imagen de previsualización de YouTube

Además de la ofrenda sonora en el cementerio, el historiador Lester Nurse Allende -quien está a cargo de los recorridos históricos de la calle Loíza- habló sobre el inmenso legado del cantante. Nurse Allende explicó que Maelo es un “símbolo de la puertorriqueñidad en todo el Mundo”. Y allí estarán de nuevo el 5 de octubre del 2015, honrando a quien honor merece.

Lester Nurse Allende

*Doris Angleró contribuyó a esta historia.