Galería Casa Jefferson

Está en el 106 de la Jefferson. Abrió sus puertas hace unos meses. Realmente las abre de vez en cuando, dependiendo de la ocasión. Todo empezó con Isla del Encanto. La muestra, en verano de 2012, presentaba una retrospectiva del trabajo del fotógrafo Abey Charrón. La casa que alberga la galería en la Jefferson era la casa de su bisabuelo y luego de sus abuelos. Es una casa sencilla de esas que tienen loza criolla en el balcón. Abey lleva toda una vida visitando esa casa, donde vivía su abuela. Este barrio le es familiar y sigue recurriendo a él como tema. El fotógrafo vive a una cuadra de allí. La casa de los abuelos llevaba como 20 años cerrada. “La casa estaba abandonada llena de cosas viejas y porquerías que uno acumula”, explica Abey. Y como si fuese una empresa familiar el fotógrafo, su papá y sus hermanos se pusieron manos a la obra para arreglarla y abrirla como Galería Casa Jefferson. En términos de la conceptualización del proyecto el crédito va en parte a la relacionista pública Claudia Aponte.

Después de la Isla del Encanto, una mirada a la violencia que nos arropa, se presentó Veinte Tú una colectiva de 20 fotógrafos de cara a la bienal de fotgrafía y Fotovisura. Abrieron a un lleno total.

Ahora tienen en cartelera De primera impresión, muestra de los trabajos de un grupo de nueve estudiantes de la Escuela de Bellas Artes de Carolina. Los jóvenes fotógrafos escucharon una charla de algunos maestros, incluyendo al propio Charrón, para luego aventurarse por la calle Loíza a retratar a los personajes habituales de la zona. “La serie es un colectivo inspirado en la primera impresión que tenemos de las personas, plasmada a través del retrato, en medio mixto de fotografía y grabado”, según explica la promo del evento. Las piezas están guindando en las distintas salas, o cuartos más bien, de la casa.

El día de la apertura la galería recibe a la comunidad y sus visitantes. El resto del tiempo para ver las piezas hay que hacer cita. Por ahora el horario es limitado pero la meta es convertirla en una galería en propiedad que se inserte en el mercado del arte criollo.

El próximo evento da un giro distinto, convertirán la casa en un mercado de piezas de ropa vintage el fin de semana del 10 y 11 de noviembre. “A very chic flea market” abre una nueva dimensión de la casa galería que también puede fungir como mercado y no se descarta que eventualmente sea un espacio que ofrezca otras cosas como un brunch dominical estableciéndose como un punto de encuentro en el vecindario.