La diáspora o el vaivén

Reflexión desde la diáspora o el vaivén: de cómo anclar un piso, una plataforma, para crear una comunidad alrededor de otros valores, principios e intenciones

Llevo más de un mes fuera de la isla, en Nueva York, en conversa con amigas que quiero y agradezco mucho, que están presente aquí-allá y entre-medio. Cuando aludo al entremedio me refiero a mantenernos en comunicación sea vía email, texto u otros medios de comunicación que nos permiten la conexión no importa donde estemos. A veces estoy acá en el Bronx pero es como si estuviese más en Santurce y Puerto Rico. La movilidad y la dimensionalidad que experimento en mi cuerpo de manera inmediata y diaria la quiero traducir a las estructuras y prioridades en las que muevo y desarrollo en este plano “realidad” -en la vida. Reconozco que esto quizás señala cierto privilegio -estoy consciente de ello. A su vez este espacio que navego no viene sin sacrificios. Primero soltando y dejando ir nociones de “seguridad”, “estabilidad”, de prioridades prescritas o del mundo en el que “se supone” “tengo” que existir y funcionar. En vez estas me llevan a empujarme, a mediar y dar forma al camino, la identidad, “la realidad” en la que me quiero mover, cómo quiero ser, que tengo para dar en el mundo. En esta encomienda me guía la intuición, una sensación de expansividad, expresividad y generosidad valiente. El deseo de poder lograr esto implica armar una comunidad así sea una persona a la vez. Una comunidad en la que hay más que suficiente para todas.

noemi13

Taller Vivo, Museo Arte Contemporáneo de Puerto Rico, Santurce, abril 2014. foto Félix Rodríguez-Rosa

noemi1

Fuera de Sala, Museo de Historia, Antropología y Arte, Universidad de Puerto Rico, Río Piedras, mayo 2013. registro Natalia Muñoz Paraliticci

Me siento a organizar y articular ideas sueltas revoloteando mi cabeza y cuerpo entero: cosas que he vivido, cosas que estoy vi-viendo, cosas que he leído, cosas que presiento, cosas que no entiendo. “Cosas” que no son cosas — muchas no tangibles o invisibles que igual moldean, conforman, determinan factores importantes no sólo de como vivo pero de pre-ocupa-acciones que compartimos que nos llevan al vaivén del diálogo, de relacionarnos, de escribirnos, de compartir de diversas maneras estas mismas vivencias, pensamientos, intuiciones, anhelos…

Temas que surgen repetidamente son los de auto-sustento y auto-cuido, interconexión, inter-relación, interdependencia mientras se logra también la autonomía. A largo plazo está la misión de funcionar como una plataforma con los recursos y el presupuesto adecuado para poder dar lo que he experimentado no solo en la isla pero tantos otros espacios, también fuera ya que en la actualidad no se concibe o prevé para poder dar forma, apoyo, sustento al trabajo que hago/hacemos… ¡No me jodas: tiene que haber presupuesto y fondos para la vida! Y esta es una conversa que nos atañe a muchxs, diría yo que a todxs en este momento.

En fin, estos son los issues mismos por los que salí de la isla, aunque sea de manera temporera. El estar “fuera” de la isla me ha previsto más que una bocanada de aire fresco, y de espacio para poner todo en perspectiva. También de nuevas herramientas, de nuevos contactos, de nuevas posibilidades para poder moverme en la dirección de anclar intenciones que preveo de lo que deseo desarrollar a largo plazo y de servir como puente, hilando recursos -que “no hay” allá o incluso acá. Por lo que llevo experimentando e investigando hasta el momento observo que los recursos los hay, simplemente no se están moviendo en nuestra dirección; no se están moviendo para eso que hacemos o que queremos ayudar a dar forma. Le queremos dar atención, valor, espacio y cariño -el crédito que merece a la vida misma en todas sus expresiones y formas. En ese sentido no es sólo la danza experimental o el arte a lo que estoy aludiendo. [leer esta última párrafo acompañado de este soundtrack: https://www.youtube.com/watch?v=kB0pMEShSY0]

noemi3

Intervenciones en Cerro Gordo, Puerto Rico con amiga-maestra-mentora Merian Soto. agosto 2014

noemi2

Taller para Maestros en El Yunque, colaboración Museo de Arte Contemporáneo, el Insituto Internacional de Dasonomía Tropical y el Servicio Forestal. PISO fue un recurso para una experiencia sobre el cuerpo en relación directa a su entorno. abril 2014.

Y ¿qué es eso que hacemos? Trabajamos y hacemos arte con el cuerpo. Primero lo estudiamos y lo re-educamos. Sabemos por experiencia que hay tantas educaciones formales, técnicas, estéticas, concepciones y convenciones que lo moldean y condicionan, que lo colonizan y limitan de su potencial pleno. Y aquí me detengo a que contemplemos la primera observación y parte “de la cantaleta” que estoy dispuesta a liderar per secula seculorum. Voy a seguir insistiendo, buscando la forma de insertar esta conversa en cuanto espacio, momento, disciplina, medio, manera, etc. que sea necesario -posible o imposible. La educación tradicional no nos ofrece suficientes espacios, materias o clases que nos acerquen a conocer, re conocer la compleja experiencia de estar viva en un cuerpo: la libertad y responsabilidad que esto nos otorga. Igual con el planeta. La clase de educación física ni se asoma a lo que aquí me refiero aunque nos puede otorgar ejercicios o experiencias que nos acerquen algo en relación a lo que aquí estoy presentando. La clase de anatomía si es sólo en teoría no ofrece una vivencia, aplicación, traducción posible al día a día y la vida misma, temas que me interesan hilar a este conocimiento, conversa y movimiento. En las instituciones que tienen que ver con educarnos en y para el arte, tampoco se reconoce o aborda el cuerpo en su complejidad como primer lugar de reclamo en acto generoso, valiente, creativo, provocativo de subvertir ordenes y prioridades. Entonces: incapaz de verme en como contribuyo desde adentro -mi subconsciente- en vivir en y prologando estas formas que me oprimen, auto-limitan en vez de darme las herramientas para sincerarme de veras, expandirme, conectarme con porciones más profundas de mi ser y del mundo aunque estas sean recónditas, desconocidas o incómodas. Estas “otras porciones” podrían propiciar en mi otras realidades de y en el mundo … este trabajo sin duda requiere un compromiso, una practica, una entrega a largo plazo, disposición al proceso de prueba y fracaso, de levantarme e intentar de nuevo, de perdonarme y aceptarme, de saber que de todo se aprende, de perderme, de permanecer humilde, vulnerable, abierta a la vez que voy aprendiendo y a veces endureciendo o desarrollando mecanismos de defensa, aparentes bordes o límites. Sin duda esto no suena a algo concreto — sin embargo lo es. Cobra forma a través de mi: es la presencia, “la realidad”, quien soy y se expresa a través de mi cuerpo.

noemi14

Estudiantes de “Principios y Técnicas de la Danza Contemporánea” en Inter-Metro armando el PISO móvil, mayo 2013.

noemi9

Colaborando armando PISO móvil en El Predio, Santurce, abril 2013. foto Félix Rodríguez-Rosa

noemi4

Gretchen Morales, estudiante de la Inter Metro trae al Predio algunas plantas para contribuir a PISO Siembra que convocó a la comunidad y quien deseara participar, El Predio, Antigua Comunidad San Mateo de Cangrejos, Calle Las Iglesias, Santurce. mayo 2013

noemi5

Amigos y colaboradores interdisciplinarios acudieron a visitar diciembre 2014 a familia Lasanta a escuchar su punto de vista y vivencia. La familia Lasanta está compuesta por tres mujeres que aún resisten la expropiación del Barrio San Mateo de Cangrejos, Santurce, Puerto Rico.

El primer proyecto en mi vida a tiempo completo es darle forma a mi cuerpo y a mi misma, viendo mis decisiones, acciones, creencias, relaciones voy construyendo el primer espacio a habitar: el cuerpo en el que vivo, que es vehículo o mediador de la vida misma, ventana al mundo y a la vez experiencia viva en sí. Así que el primer proyecto es uno de auto-reflexión, de mirada crítica y cuestionamiento hacia adentro lo que me lleva a hacia fuera y con todo “lo otro que no soy yo”. Las primeras relaciones que estudio son las del cuerpo: planta de los pies, contacto con el suelo, fuerza de gravedad, curvatura de la columna, como cargo mi peso en el día a día, como afecta mi postura el como me siento y distribuyo la energía a lo largo del día, el diálogo interno, como me muevo y alineo con lo que pienso, digo, siento, observar las contradicciones, lo que cobra forma a través de mi presencia — esta y tantas cosas mas que sin duda afectan la percepción de quien soy y mis relaciones. Este es mi primer “trabajo” y compromiso conmigo misma, con el planeta y mundo entero: centrarme, reconocerme, estudiarme, transformarme, relacionarme y abrirme a tantas posibilidades continuas. Así que esta es la tarea primordial a la que me doy a tiempo completo; una que hago con mucho amor y esmero, y que lo que esta práctica me da de vuelta no tiene precio. Me da salud, auto-conocimiento, sinceridad, ganas de tantas cosas: curiosear, ser inconforme, energía para seguir probando, arriesgando, empujando y conectando a través de lo que me mueve y apasiona. Esto me lleva a cuestionar las estructuras en las que “tengo que funcionar” y vivo. Y aquí es que yace la raíz del problema.

Voy a dar ejemplos concretos para que podamos adentrarnos a cómo se manifiestan las contradicciones. Por ejemplo, me mudé de vuelta a la isla a fines del 2008 con la intención de generar un espacio para compartir trabajo de danza experimental en proceso. Primero que la comunidad de la danza experimental en la isla es una muy pequeña. Segunda que desde el regreso he notado que la isla ya estaba en un estado de contracción que ahora ya experimentamos a pasos acelerados con la actual crisis, deuda, sequía y tantas otras situaciones que encaramos. Entonces se vuelve utópica esta encomienda de dar espacio a otra forma no solo de “consumir” o percibir la danza experimental, si no de generarla, practicarla y concebirla -literalmente en otra plataforma. Le agregas la intención de acercarnos a cuantas personas sea posible en la misión de re-educar y sensibilizar la experiencia plena del cuerpo y las implicaciones que esto pueda acarrear y dificultades del proyecto se multiplican. Pero un paso a la vez. Este proyecto existe es PISO. PISO no sólo se da la tarea de ser un espacio de práctica literal -estamos en la Calle Estrella en Santurce; también es una plataforma móvil: saca su práctica de las cuatro paredes o estudio de artista y sus procesos de investigación, colaboración interdisciplinaria, documentación en varios medios, plataformas en línea, a retomar y repensar ponerse en contacto directo en el espacio público. Esta es una intención de re-habitar la acera, la calle, ese espacio cotidiano de cuerpos en movimiento en posibilidad de encuentro en su día a día en su ciudad, en su país. La acera o el espacio público es un espacio de bien común — o podría serlo. En la isla en actualidad, el espacio público desarticulado, desmantelado, desbaratado, fragmentado si no se crean situaciones como las que se están generando en el Paseo de Diego como los Jueves de Río Piedras, como PISO cuando estaba en la calle tomando espacios en conjunto, como Desayuno Calle, entre otro tipo de iniciativas que busca reclamar y activar el espacio público con presencia humana para otros usos y prioridades. El problema mayor es que no quiero tener que esperar al evento para que hayan más cuerpos en el espacio público. Vivo en Santurce y no tengo carro, por elección y decision consciente. Soy transeúnte. Quizás fueron demás años de vivir fuera de Puerto Rico (1991-2008) y tener la experiencia de transporte colectivo existente y eficiente (¿privilegio?). Quizás es el placer y la practica de caminar — tan arraigada– que le da perspectiva y dimensionalidad a mi vida; un espacio en el que me reconecto con el todo más allá de mi misma. Quiero esto no sólo para mi, ¡si no para muchos más cuerpos, seres, ciudadanos en Puerto Rico! Razones suficientes para poner el conocimiento que me hizo salir de la isla en servicio de re-pensar y re-activar el espacio público y tantos otros. Entonces PISO se transforma a una práctica diaria de reclamar espacios con la presencia. Una forma de ser en el mundo. El cuerpo siendo el primer lugar de resistencia.

noemi6

Edwin Muñiz, estudiante de escultura de la Escuela de Artes Plásticas, amigo que se ha acercado a PISO en la necesidad de expandir su práctica y conocimientos incluyendo el cuerpo y el performance como posibilidades. Intervención con objetos encontrados en la acera frente a PISO calle Estrella, Santurce. octubre 2014.

22julio15

Edwin Muñiz a su vez enlazó a Nicole Soto trayéndola al espacio en Calle Estrella para ambos tener un lugar de práctica para sus investigaciones del cuerpo. diálogo julio 2015.

En la actualidad hay en la isla una conversa amplia y vigente sobre facilitar espacios en desuso a los ciudadanos en Puerto Rico. Estoy completamente en apoyo a este movimiento. Sin embargo voy a seguir en la convocatoria urgente que el primer espacio a habitar es el cuerpo mismo. Sí el cuerpo personal, porque este cuando es habitado conscientemente nos dicta otras rutas, rutinas, prioridades, valores, servicios, estructuras con y en las que habitar estos muchos espacios en desuso y abandono. Es como si el primer abandono o desconexión fuera con el cuerpo inmediato en el que existo y con el planeta – el cuerpo personal y colectivo son espejos y no existe uno sin el otro. Es a este nivel que quiero invitarnos a pensar, estudiar, abordar el desuso y abandono. Sí es urgente. Es una conversa pertinente no sólo para la isla. Somos testigos en el presente de grandes migraciones, issues sobre refugiados o el movimiento en masa de personas buscando donde hacer sus vidas para estar en otras condiciones. Vemos como hay una gran tensión por que estamos viviendo tiempos en los que unos pocos son los que “tienen” y “están bien”, hacen las leyes, establecen parámetros, ordenes, prioridades en las que nos tenemos que mover y existir. Sin embargo, somos muchos más los que estamos lidiando con necesidades básicas para poder existir o sustentar nuestras vidas. El cómo viene a ser en gran medida lo que considero “el trabajo” en este momento — el cómo vivimos y generamos sustento. Esto sin duda nos lleva a la interdependencia y a la creación de redes, de comunidad. Es un momento de transición, de tensión. Somos muchos – ciudadanos / artistas- que estamos buscando la forma de hacer la vida de otra forma. Hacemos con lo mínimo lo máximo, generamos intercambio, trueque, otros capitales, modelos y economías, activamos otras rutas y espacios. En este proceso hay muchos otros procesos inconclusos y desconocidos de gran valentía, y de necesidades que aún no están resueltas.

noemi15

Estudiantes de la Escuela Julián Blanco en la Calle Estrella, Santurce. Su profesora de ciencias ambientales, la excepcional Minnuette Rodríguez, ha propiciado en la entrada de la escuela un mariposario en el que estudiantes tengan responsabilidades y contacto directo no sólo con ideas y conceptos, pero también con prácticas como el reciclaje, el cuidar y mantener un espacio para que el hábitat que alberga diversas formas de vida sustente la misma y su delicada ecología… Conocimos a la profesora a través del Dr. Ariel Lugo director del Instituto Internacional de Dasonomía a través de la colaboración de Arte y Ciencia + Poetic Science y a través del MAC. A todos gracias: admiramos su dedicación y misión.

El lunes, “Labor day“, me reuní con Clarinda MacLow en Bryant Park a dialogar sobre la noción de labor y trabajo. Coincidimos que “el trabajo” es infiltrar estructuras en y del capitalismo y patriarcado y desde las mismas buscar la forma de encaminarlas, darle el uso o re-dirigirlas hacia aquello que entendemos es un bien común para muchos más que unos selectos, designados o exclusivos pocos. Somos muchos más los que estamos “fuera” de los recursos, de los fondos, de las conversas, de las concepciones de lo que es importante en este mundo actual. El conocimiento que tenemos no puede ser exclusivo para nuestras sub-culturas y comunidades tan marginadas y pequeñas. Aunque construyo relaciones y comunidades una persona a la vez, me siento en la tensión de querer compartir lo que hago con una gran cantidad de gente. Los idiomas que hablamos de prácticas somáticas y conocimientos del cuerpo son herramientas y conocimiento para la mayor cantidad de gente posible. Ahí es que escribir esta columna, las plataformas en las redes sociales, las intervenciones en los espacios públicos y otros, la charla a la que fui invitada en Fashion Institute of Technology, los masajes “médicos” en la oficina del Dr., los tres cursos/currículos que escribí para enseñar en academia en Puerto Rico, la propuesta para que PISO tenga una residencia en La Marqueta o en el Museo, el tomar el espacio en el que se estacionan los carros – en fin: cuan variados, remotos y diversos aparenten ser estos entornos y tareas, la intención detrás de todo es la misma: dar a conocer practicas somáticas con las que hacemos arte y vivimos, hacerlas accesibles a la mayor cantidad posible para ponerlas en servicio de rehabilitar y reactivar la vida misma – involucrado a la más diversa y mayor cantidad de gente posible.

noemi7

Inauguración de PISO móvil en El Predio, Antiguo Barrio San Mateo de Cangrejos, marzo 2013.

noemi8

En tránsito: somos espejos. Joyce Kilmer Park, Bronx, NY, agosto 2015

noemi10

Documentación en Paseo De Diego, Río Piedras pensando en el curso Cuerpo y Ciudad. julio 2015

No me digas que en la actualidad los cursos ‘Cuerpo y Ciudad’, ‘Conciencia Corporal y Anatomía’ no serían útiles no sólo para artistas o deportistas, si no para ciudadanos en general para repensar sus relaciones y posiciones en este Puerto Rico que se desmorona y que se tiene que re-articular. Ah, ¡pero es que no hay presupuesto! — se me olvidaba. Por eso se cierran escuelas, no hay servicio de salud adecuado para todxs, no hay transporte público los domingos, por eso no hay agua y en vez hay sequía porque preferimos sembrar nubes en vez de tomar decisiones a largo plazo responsables con el medioambiente que no beneficien a unos pocos si no a todos quienes vivimos en Puerto Rico. ¿Hasta dónde y hasta cuándo? ¿Cuanta más devastación necesitamos presenciar? La devaluación, la ruina y el abandono de lo que pudo ser y no fue nos trae a este momento. Estamos vivos. ¿Por donde empezamos? Vamos a apostar a la vida. A exigir que los fondos y recursos generen y multipliquen salud, educación, transporte, lugares de convivencialidad y encuentro no exclusivos ni excluyentes. Lugares de contemplación, de esparcimiento, de recargar energías sin tener que consumir absolutamente nada — lugares de reconexión y donde me puedo ver/entender con un todo mucho más amplio y complejo. No queremos parques o espacios públicos construidos o generados con fondos de inversionistas extranjeros desplazando la voz y las necesidades de los que allí moraban o moran. Queremos poder tener lo que necesitamos para como puertorriqueños (seamos que estamos aquí o allá, o en tránsito) en un sana relación con el otro extranjero o internacional o mi vecino apostar, construir y contribuir a un Puerto Rico diverso con una ecología racial, social, económica justa en la que se velan por los derechos básicos de cualquier ciudadano por igual. El nivel de aislamiento y enajenación que se vive en la colonia no es saludable para nadie. El nivel de escasez o carencia en el que vivimos en Puerto Rico no nos deja funcionar o pensar en una manera que sume. No quiero estar halando o buscando sólo para mi. Siempre trabajo y hago en conjunto. Quiero que haya más que suficiente para todxs. No quiero tener que transformar lo que hago para que se con-vierta en una “industria” creativa o en empresarismo cultural. Hago lo que hago de la manera que lo hago por razones conscientes y políticas. El trabajo es artesanal y está anclado en el cuerpo personal lo que sin duda siempre me lleva al espacio colectivo. Quiero que haya espacio, presupuesto y fondos para todxs.

noemi11

Intervención espontánea en Avenida Ponce de León con participantes del Taller Movimiento para Deportistas generado y dirigido por Petra Bravo en el que fui un recurso para las clases de Improvisación Corpórea. Universidad de Puerto Rico, Río Piedras. junio 2015

noemi12

“La cantaleta” lleva ya un tiempo cobrando fuerzas y formas. Publicación en el muro de esta servidora en Facebook como parte de la propuesta ‘en tránsito’ – septiembre 2014.

Estamos todos en esto: tenemos cuerpos, estamos vivos en estos tiempos de incertidumbre en los que el mundo en que se nos educó íbamos a funcionar y vivir está en plena transición. Somos parte de este momento y este cambio posible. Voto por tomar riesgo y aventurarnos hacia lo desconocido. Cual improvisación estructurada dentro de los idiomas y marcos que sabemos, hemos aprendido, darnos nuevas tareas que apuntan hacía nuevas rutas, nuevas distribuciones de poder, de tiempo, nuevas relaciones posibles en las que la justicia social y equidad son ancla. Estos tiempos que vivimos no me dan miedo. Me dan más ganas. Me empujan a buscar otras formas. Quizás para lograr que mi proyecto de vida se ancle no es como pensaba — todo basado en Puerto Rico– quizás este deseo me lleva a estar en un tránsito y responsabilidad aún más exigente en el que cual puente sirvo de conectora (una de tantxs que estamos en esto: ¡somos muchxs!) entre geografías, espacios, generaciones, tiempos, formas de pensar y hacer, un lleva y trae para que lo que más deseo se pueda dar no solo para mi, si no para generaciones venideras, para una comunidad que se quiere formar de otra forma encarnando otros principios y maneras de distribuir conocimiento y recursos de maneras generosas, valientes, abiertas, en las que hay para todxs – pues tu expresión artística, expresiva, de ser en la vida hace que la mía y la del otro tengan una nueva referencia con la que dialogar y conectar. Una ecología sana es diversa y todos los componentes de la misma sirven para el balance del todo. No hay integrante que no tenga una función o rol que no sea determinante aunque no sea aparente o a gran escala…. Es en este espíritu, no anulando o aplastando, disminu-yéndonos o minimizando el trabajo del otro o la otra. El insistirme que no puedo cambiar como hacemos arte en la isla sin presupuesto, sin paga, sin remuneración regalando mi conocimiento y mi trabajo –me empuja y da más fuerza para agenciar, convocar, movilizar que esto cambie para todxs: empoderando cada pieza del todo, creciendo así en conjunto, valiente, en expansión, en sumar. Así es que sueño se da PISO proyecto sumando piezas al rompecabezas. Aunque me tome el resto de mi vida el buscar la forma, ser parte del cambio posible: este es mi sueño y proyecto para dar, para conectar desde la raíz.

noemi16

Interacciones Creativas, Casa Cultural Ruth Hernández, Río Piedras. PISO junto a proyecto MAPA, iniciativa de la amiga y colaboradora Alejandra Martorell, presentamos nuestras propuestas y propiciamos acciones participativas, abril 2013

Seguiremos en tránsito, en el vaivén, en la diáspora, en lo que quieras llamarle — en lo que sea necesario siempre y cuando podamos aportar en generosidad y apostar a la vida en salud, balance y armonía aunque haya tensión, caos y confusion alrededor. Abrazamos y aceptamos todo lo que es aquí y ahora y agradecemos la experiencia de estar viva. Seguimos en resistencia desde el quehacer del cuerpo buscando la forma de honrar todo lo que se nos ha dado previo que construye el ahora y en pos de dar para generaciones venideras en inclusión y por un bien comúnY sí, para esto además de visión y determinación, también hay que tener presupuesto, recursos y fondos — para apoyar, sustentar otras rutas, otros mapas, otras prioridades, otros modelos de interacción— igual para la salud, la educación, la agricultura local, el reciclar y tantas otras necesidades que apuntan el camino hacia re-balancear, re-configurar y equiparar relaciones honrando la aportación de cada una dentro de un todo holístico generando armonía, no reproduciendo relaciones de poder en las que algunos tienen y otros muchos no. Y sí, el dinero en este mundo patriarcal y capitalista que se ha de transformar es parte de la conversa, misión y de lo que hay que re-dirigir y encaminar apostando a darle valor a quienes somos y lo que hacemosparte de un futuro que re-distribuye, suma y conecta. Ya construimos la plataforma, ya generamos el trabajo de nuestros sueños ahora hay que hacer “el download” completo, bajar del plano idea a manifestar en la realidad la transacción plena: hace falta presupuesto que sume, no reste. Seguimos un piso-paso a la vez, en tránsito.