La Jaquita Baya

Aunque no fue “por un sendero entre mayas arropás de cundiamores” -según lo describe Luis Lloréns Torres en su poema “Valle de Collores”- llegamos al Restaurante La Jaquita Baya (que quiere decir yegua robusta de estatura baja y color blanco amarillento). Y como el fin no justifica los medios, nos dispusimos a explorar los secretos de este concepto de fusión creativa puertorriqueña que radica en la Avenida Fernández Juncos al nivel de la Parada 13 en Miramar.

Nos reciben con una grata sonrisa.

Es esa simpleza en el trato y el minimalismo detallista (si existe tal cosa) de la decoración y distribución del espacio lo que nos provoca el alivio de que vamos a lo que vinimos, sin pretensiones ni lujos: a disfrutar de la buena mesa en un ambiente que tanto puede ser familiar, como de negocios, ideal para una reunión entre amigos.

Lo primero que nos sirven es un mortero lleno de escabeche de gandules. ¡Por fin existe algo delicioso en nuestra cocina que no es frito! Y de paso, es muy nutritivo. A partir de ese momento, fuimos todo sonrisas.

El trago de la casa, la Guarapeta, es una sangría de guarapo de caña preparada con vino blanco o tinto, pero recomendamos la de vino blanco por su sabor tan rico y refrescante. La indecisión nos invade pues queremos probar todo lo que está en el menú.

Nos decidimos por un tempura de calamar -crujiente por fuera, suavecito por dentro, tibiecito y perfecto-. También pedimos los dumplings de cochino con su salsita de soya y semillas de ajonjolí: otra exquisitez.

Los platos principales son cinco solamente, pero cubren todos los gustos: chillo con vianda y gandules, gallina con cítricos, miel y mostaza; churrasco marinado en una receta especial y nuestra selección: chuletón de cerdo con una infusión de guarapo, relleno de alcapurria y servido en una salsa de maní y majado de batata por el lao’ con un toque de jengibre.

Da gusto probar un plato con toques ligeros de ingredientes tan provocativos.

Entre los acompañantes se destaca el arroz mamposteao, y para quienes desean comer algo ligero, en La Jaquita sirven una excelente variedad de ensaladas con ingredientes frescos de temporada que promueven la agricultura local. Y seguimos sonriendo…

De postre compartimos un Diplo -un inmenso bizcocho esponjoso de chocolate salteado con almendras y servido con mantecado de chocolate y crema batida, de chocolate también.

Cabe mencionar el rincón que recrea un colmadito/puesto de frutas en el mercado; el bar representativo de un chinchorro tierra adentro y el recibidor del local, que es una terraza en madera y una buena alternativa de espacio como extensión de la barra. Definitivamente hay que volver.

Visiten La Jaquita Baya y respiren esos aires de campo y fogón que nos recuerdan que no hay nada mejor que vivir en el Caribe tropical y en nuestro querido Santurce.

Información:

La Jaquita Baya
801 Ave. Fernández Juncos, Santurce
(787) 993-5359