La súper Luna

Hoy nuestra Luna nos va a dar un espectáculo pocas veces visto.  Tendremos una súper Luna acompañada de un eclipse.  Me alucina la capacidad hipnótica de ese astro que todos los meses cumple con sus ciclos, pero de manera diferente cada mes.  En esta ocasión su órbita elíptica la pone más cerca de la Tierra, pero a la misma vez, nuestro planeta la cubre de forma sutil, para que el Sol no la vea directamente.   Una Luna de sangre que ni García Lorca la hubiera imaginado para sus Bodas, que entablará una danza de tres con el Sol y la Tierra.

Hay quien dice que la Luna le altera el ánimo, a las mareas le hace lo propio y ni hablar de los lobos.  Partiendo de la astrología tropical, en esta ocasión su tránsito coincide con la constelación de Aries y se opone a la de Libra, por donde anda el Sol.  Típicamente una Luna en Aries puede ser muy impetuosa y venir cargada con todo lo que relacionamos con ese signo: impulsivo, infantil, iniciador.  Esta oposición podría también hablarnos de intensidades con otras personas, sobre todo con la pareja, que bien llevadas pueden ser emocionantes, pero si no, puede acarrear discusiones.

Al margen de la astrología, sí me parece que lo que nos propone este astro la noche de hoy amerita verla desde una buena localización.  Tenemos para hacerlo en nuestro vecindario la playa de Ocean Park, el parque Barbosa, una azotea de algún edificio o la propia calle.  Si lo haces con compañía, procura la amabilidad ante todo, regla de oro de cualquier buena relación.  Pero si se asoma un tema espinoso, déjalo pasar con una sonrisa.  Ya habrán días y noches para tratarlo, en el que nuestra diosa Luna esté más apacible ¡y con la bendición de que es solo una y no 67 como las de Júpiter!