Moda vs Estilo

por

¿Qué mujer no está pendiente a la moda y a las tendencias? Estoy segura que si hubiese que llegar a un consenso y sacar un denominador común entre nosotras las mujeres, una opción poderosa y certera sería el querer lucir bien no importa qué. En este monstruoso imperio de la moda entran algunas variables al juego para este denominador común, como lo son las revistas y los programas enfocados en eso. Ahí, en ese espacio íntimo de nosotras y “nuestro mundo”, es donde siempre nos bombardean con ideas, dictándonos lo que no nos puede faltar en el clóset para la temporada, para ese viaje de vacaciones, para esa fiesta importantísima, etc.. Ellos hacen muy bien su trabajo y esa cadena “fashionista” funciona, pero más que ponernos lo último en la avenida, ¿no consideras que hay cosas más importantes que querer comprar el mismo numerito que se puso J-Lo?

Coco Chanel dijo algo como: “La moda pasa, pero el estilo jamás” y esta, para mi, es la clave ganadora. Una de las cosas que más recalco a la hora de asistir a alguien con su vestimenta es el estilo. La moda viene y va, pero el tener un estilo propio- personal- puede dar más de qué hablar que lo que te pudiste gastar en X o Y pieza. El ponerte una prenda de ropa que te encante y que te haga sentir cómoda con tu cuerpo y contigo misma puede hacerte sentir aún más segura de ti y eso por consecuencia logrará que te proyectes de una forma particular sin tu ni siquiera saberlo, cosa que no sería posible con un vestido despampanante con el que no te sientes cómoda aunque pueda ser hermoso.

Uno no puede tener en su clóset un “outfit” nuevo todos los días para hacer esto más fácil, bueno, sí pudiera, pero no es la realidad de la mayoría de nosotras, así que hay que aprender a jugar con lo que se tiene y entrar en el proceso creativo del clásico: “¿y qué me pongo?”.

La cosa se vuelve más sencilla cuando conoces bien tu cuerpo, sabes qué cosas te favorecen y qué no, qué va más con tu personalidad, qué características o cualidades quieres resaltar y cuando finalmente realizas cómo quieres proyectar tu apariencia y tu estética al mundo, pero más que nada, a ti misma. Una vez tengas eso claro, podrás partir a un mundo de posibilidades y las comprar se te harán mucho más sencillas.

Atrévete a jugar con las piezas de tu clóset y ponte creativa. Rompe con lo estipulado y ponte esa chaqueta (que usualmente te pones con un pantalón) encima de un traje o de un mahón y un tanktop. Verás que puede ser muy interesante el romper con lo que otros dictan que es “moda” y darle tu giro para hacerlo distinto. Encuéntrate y déjate notar. Recuerda que otras personas pudieran tener tu misma pieza de ropa, pero tu estilo y tu ojo es algo único y eso es lo que te va a diferenciar del resto del mundo.

*La autora es propietaria de LenTjuela Vintage en la calle Loíza.