Monitoreo del agua

por

Más de 2,000 voluntarios participaron alrededor de todo el País del Día de Monitoreo de Calidad de Agua de Puerto Rico, liderado por el Programa del Estuario de la Bahía de San Juan, para concienciar y movilizar a la ciudadanía en la protección de este recurso.

Los voluntarios emplearon equipos para examinar el agua en ríos, quebradas, lagos, lagunas, manantiales y playas. Este año, por primera vez, se tomó muestras en Vieques, Culebra y Mona, y se añadieron pruebas para detectar  la presencia de amonia, así como de nitrato y nitrito.

La arquitecta Maryanne González fue una voluntaria que llegó con su hijo para hacer pruebas en la Laguna del Condado. Ella apuntaba en una hoja de datos los resultados de siete indicadores de calidad, como por ejemplo el de oxígeno disuelto, que indica los niveles de oxígeno disponibles para que los organismos vivan allí. Las pruebas mostraron que este cuerpo de agua están cumplimiento.

“Hacer el monitoreo es muy sencillo y cualquier grupo dirigido por un adulto puede hacerlo”, contó González. “Esto deberíamos hacerlo muchas más veces al año, porque así sabemos que podemos disfrutar de las aguas de nuestro País”, añadió.

“Con esta iniciativa anual continuamos fortaleciendo nuestro proyecto de ciudadano científico, donde ofrecemos las herramientas a las personas para generar información y conocimiento sobre su entorno”, dijo el doctor Javier Laureano, director ejecutivo del PEBSJ. “La ciencia ciudadana es una práctica democrática y de poder comunitario clave para el Programa del Estuario, en tanto crea conciencia sobre nuestros cuerpos de agua”.

Los resultados obtenidos en este monitoreo se consolidan con una gran base de datos global del World Water Monitoring Challenge. Esta iniciativa internacional sin fines de lucro busca medir los parámetros mundiales de turbidez, pH, oxígeno disuelto y temperatura del agua de todo el Planeta, tras movilizar a cientos de miles de voluntario este mismo día alrededor del mundo.

La coordinación de grupos de voluntarios contó con el apoyo de la Reserva Nacional de Investigación Estuarina de Bahía de Jobos, la Reserva Nacional de Humacao, la compañía Tetra Tech y la voluntaria Sonimar Medina, entre otros.  Esta actividad se lleva a cabo también con la colaboración del la Agencia de Protección Ambiental (EPA), la Junta de Calidad Ambiental y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales.

“Si no sabes cómo está la calidad de las aguas, no sabes qué uso le puedes dar.  Y si sabes que hay un problema vas a saber cómo atenderlo y resolver la situación. Así que esfuerzos como estos son importantes para educar, para que los voluntarios, que se convierten en nuestros ojos, puedan ser aliados de los entes reguladores”, sostuvo la presidenta de la Junta de Calidad Ambiental, Laura M. Vélez Vélez, quien estuvo acompañando a los voluntarios convocados por el PEBSJ.

“El agua es vida y tenemos que manejar adecuadamente este recurso”, añadió Carmen Guerrero, secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales. “Actividades de monitoreo como ésta crean conciencia sobre la importancia de mantener la calidad de agua y protegerla para nuestra sobrevivencia”.

Los voluntarios estarán entregando los resultados durante los próximos días, y serán publicados en www.estuario.org