¡No pisen los huevos!

por

El área de anidaje del tinglar está cercada con una cinta anaranjada. El cuadrado le pareció el espacio perfecto para hacer de portería a un niño que jugaba fútbol en la playa con su papá. Allá fue a tener el gol del nene que luego corrió adentro del perímetro cerrado para ir a buscar la bola. “¡Los huevos!”, salí gritando desde el otro lado del Parque del Indio. Ni el niño ni su papá sabían lo que era un tinglar. A lo mejor contribuyeron a la desaparición de un animal que habita este planeta desde antes que los dinosaurios, por no saber.

El área está delimitada y tiene varios letreros que explican lo que está sucediendo. Pero eso no basta. Hay que ser más enfáticos educando a la gente.

Todo empezó el martes a eso de la una y pico de la mañana. Lio Villahermosa, vecino de la Calma, jangueaba con unos panas por el Parque del Indio cuando ve un animal gigante salir del agua. Se acercó lentamente casi hasta el borde de concreto de la plaza.

tinglar

“Vimos salir del agua al tinglar a eso de la 1:20 de la madrugada del martes. Inmediatamente llamamos a la agencia de mando, la cual nos pidió detalles de lugar y nos dió algunas instrucciones”, explica Lio. “También nos dijo que el tinglar haría dos nidos falsos y el tercero sería en donde pondría los huevos. Pues dicho y hecho. El tinglar puso los huevos justo donde termina el concreto del parque y empieza la arena”. 

El tinglar es un animal en peligro de extinción. Es la tortuga marina más grande de la Tierra, miden entre 6 y 8 pies. Ponen aproximadamente 100 huevos que se tardan 60 días en desarrollarse. Los pequeños tinglares se arrastran hasta el agua donde comienzan su aventura hacia aguas más profundas. Hay que esperar a agosto para ver el espectáculo de pequeños seres descubriendo el mundo.

Esa noche la policía acudió a cercar el área del anidaje. “Desde el principio nos informaron que no vendría nadie (de otras agencias) hasta el amanecer”, cuenta Lio. “Entonces junto con unos amigos y vecinos del área, tomamos la iniciativa de cercarlo nosotros mismos con palos y telas. El tinglar regreso al mar casi a las 3:00am”.

Esa playa es una de las más concurridas de San Juan. Miles de personas acudirán allí a celebrar la noche de San Juan. Beban, tírense pa’ atrás y jangueen pero por favor: ¡No pisen los huevos!