Orígenes

En 1760 se funda la aldea de San Mateo de Cangrejos en el área del Chícharo en la Parada 25. Es el primer pueblo fundado por negros en Puerto Rico. Eran negros que habían obtenido su libertad de diversos modos incluyendo los que llegaron a partir de la Real Cédula de 1664 en la que la corona española le prometía libertad y tierra a los esclavos de las islas vecinas –que no pertenecieran a España- que se fugaran hacia Puerto Rico. Con este medida la corona debilitaba la fuerza laboral de sus enemigos europeos. Así se fue poblando el sector que se extendía desde la laguna San José hasta el caño Martín Peña y todo lo que ahora es Isla Verde hasta Piñones.

La aldea pasa a ser oficialmente un partido o pueblo el 20 de noviembre de 1773, pero mucho antes de eso, ya para el 1729 se había construido la ermita de San Mateo de Cangrejos que no estaba en el mismo lugar donde ubica ahora, en la calle Eduardo Conde. Esa iglesia, la que está en la esquina de la Eduardo Conde y la San Jorge, es también una de las más antiguas de la Isla pero no es la que se construyó originalmente, según cuentan los historiadores. En esa esquina se dice que estaba la alcaldía de San Mateo de Cangrejos.

Los primeros pobladores de la zona fueron los taínos que le llamaban a parte del área: Seboruco, nombre que aún conserva uno de los 40 sectores que componen al gran barrio de Santurce. Los segundos, ese grupo de negros libres, le llamaron Cangrejos por la abundante cantidad de crustáceos que pululaban por todas partes.

La mayoría de los habitantes de Santurce se dedicaba a oficios manuales: albañiles, carpinteros, zapateros y artesanos, además eran agricultores y vivían de sus cultivos. Un grupo de negros cangrejeros se hizo famoso al mando de Pedro Cortijo como batallón del ejército que más de una vez defendió a Cangrejos de invasiones inglesas. La población blanca empieza a llegar a la zona en el siglo XIX cuando comienzan a migrar del campo y cuando, después de un terremoto que sacudió a la isleta de San Juan, hay un movimiento masivo de habitantes de la ciudad murada hacia Cangrejos.

En 1852 se construye lo que en ese entonces se llamaba la Carretera Central hoy avenida Ponce de León, y ya en esa época existía otra vía importante que conectaba a Cangrejos con la aldea de Loíza, el camino Loíza, ahora calle Loíza.

A finales del siglo XIX, 1880, el conde Pablo Ubarri un español original de San José de Santurce en Vizcaya, logra que se le cambie el nombre del pueblo de San Mateo de Cangrejos a Santurce en honor a su lugar de origen. A los cangrejeros no les agradó mucho el cambio hasta cierto punto impuesto por un recién llegado que vino con la encomienda de establecer un tren que recorriera la zona de casi todo lo que hoy es el municipio de San Juan. El tranvía de Ubarri comenzó a funcionar en 1880 y viajaba desde la Plaza Colón en el Viejo San Juan hasta Río Piedras.

El siglo XX se caracterizó por la llegada de migrantes del campo a Santurce. A mediados del siglo pasado el barrio experimentó la mayor densidad poblacional de su historia con 195,007 habitantes según el censo de 1950 momento en el que el vecindario estaba en todo su esplendor siendo centro comercial importante y sede de muchas oficinas gubernamentales. La última mitad de ese siglo comienza a verse el decaimiento de Santurce. Llegan las urbanizaciones y los grandes centros comerciales al país. Sectores trascendentales para Santurce, como la famosa parada 21, -donde nació Cortijo- son desalojados para construir las torres de Minillas y el Centro de Bellas Artes. Cada año vive menos gente en Santurce y deja de ser un centro económico relevante.

Ahora, en la segunda década del siglo XXI, Santurce se reinventa. Es el sector más cosmopolita de todo Puerto Rico con inmigrantes de diversos puntos del planeta. Aunque su nivel de población, 81,251 habitantes según el censo de 2010, sigue siendo menos de la mitad de la gente que vivía aquí en su época dorada, han llegado al barrio nuevas generaciones de boricuas y de inmigrantes que se han propuesto convertir el barrio  en un centro de intercambio de ideas, cultura, gastronomía y comercio.

  • Candy Nieves

    QUE LINDO Y QUE EDUCATIVO ESTA INFORMACION.