Papo Impala en la Loíza

por

No se sabe si es por la crisis, por instrucciones de la junta o porque ya no aguanta más pero Papo Impala está quitao. Viene a contar su historia a La Junta en la calle Loíza 2056, estrenando el espacio como Café Teatro.

El miércoles 28 de junio y los miércoles 5, 12 y 19 de julio a las 8:00pm Teófilo Torres encarna a Papo Impala en su clásico monólogo. El actor recuerda que la primera vez que se presentó en la Loíza fue en el desaparecido Teatro Riviera que quedaba en la esquina de la avenida de Diego y la calle Loíza. “Hicimos La jaula de las locas a finales de los setenta”, recuerda. “Estaban Chavito Marrero, Marcos Betancourt y lo produjo Maíto Fernández”. En aquel entonces la Loíza contaba con tres teatros: el Riviera, el Grand y el Savoy. Ya ninguno existe.

En La Junta, en el 2056 de la calle Loíza, ya se había presentado La gran desilución de Kisha Tikina Burgos y piezas de performance de artistas como Awilda Sterling, Mickey Negrón y Noemí Segarra pero recientemente el espacio obtuvo oficialmente la categoría de café teatro que le permite ampliar la oferta.  “Para nosotros es importante esta presentación que estrena a La Junta como café teatro porque ese siempre ha sido uno de nuestros propósitos, tener un espacio donde se presenten piezas de calidad en nuestro vecindario”, explica el veterano plenero Tito Matos, uno de los propietarios del local. “Además tener a Teo en tarima con Papo Impala es un honor para nosotros que además de ser sus amigos somos fanáticos de su trabajo”.

La Junta busca celebrar el legado teatral de su vecindario inyectando diversidad a la oferta cultural del barrio. Y según Teófilo el espacio será del agrado de Papo Impala. “La primera vez que hice la pieza fue en Tony’s Place en la calle San Sebastián en 1983”, explica, “así que es un regreso a su espacio predilecto: el club nocturno, el café teatro, el lugar donde la gente no está sobria”. En aquel entonces el texto era casi tal cual lo escribiera Juan Antonio Ramos a finales de los setenta. Al principio el trabajo consistía de dos escritos: Papo Impala está quitao y La Charca según Papo Impala. “El mismo autor fue añadiendo textos y lo fuimos hilvanando”, explica el monologuista que asegura que la versión actual está atemperada a nuestra “realidad política, social y psicológica actual”.

 

La pieza, que tiene un costo de $10 (incluyendo IVU) se presentará los miércoles en La Junta.