Pedro Gerónimo Goyco

Dicen que cuando la reina de España María Cristina de Borbón enfermó con el cólera mandaron a llamar a un médico mayagüezano, educado en La Sorbona que estaba radicado en España. Pedro Gerónimo Goyco la atendió, y la curó. Eso fue antes de que regresara a su país a trabajar en la erradicación de esa misma enfermedad. Antes de que se le concediera la Cruz de Caballero Comendador de la Real Orden de Isabel la Católica. Claro nada de eso evitó que lo desterraran, dos veces, ni que lo encarcelaran en el San Cristóbal por independentista y abolicionista.

El doctor Goyco también estudio literatura francesa, fue maestro, escritor y fundador y primer presidente del Partido Liberal Reformista. Los datos sobre esta figura no son fáciles de encontrar pero dimos con esta información al entrevistar a Patricia Fortuño, quien es maestra y vecina de nuestro sector, y a Taína Moscoso, que también vive en Machuchal y es parte del proyecto ARMaR (Asociación Residentes Machuchal Revive). Ambas se han interesado en la vida de quien le da el nombre a la escuela elemental de nuestra comunidad: Pedro G. Goyco. “Goyco era con i porque su padre era Goicovitch de Albania”, explica Moscoso, “el padre llega a Mayagüez y se casa con una mayagüezana hija de españoles. No se sabe mucho pero se sabe que era una familia adinerada porque lo mandan a estudiar fuera”.

Según lo que ha leído Moscoso cuando Goyco va camino a la República Dominicana a estudiar, a los 14 años, el barco es intereceptado por el pirata Cofresí. Una vez a bordo interrogan a los viajeros sobre su identidad y la de su familia. Cuando Goyco se identifica el pirata da la orden de que sea puesto en libertad y devuelto a Mayagüez porque el padre de Goyco había intervenido de algún modo a favor de la familia de Cofresí. Pedro Goyco fua a la universidad, primer en Santo Domingo, y luego en París. Se le vincula al Grito de Lares y es desterrado. Es abolicionista y recibe el título de Protector de los libertos en reconocimiento por su lucha por el bienestar social.

“Goyco fungió como diputado provincial”, explica Patricia Fortuño, “y también fue catedrático de lengua y literatura francesa del Instituto Civil de Segunda Enseñanza”. En el Capitolio de Puerto Rico hay una imagen de Goyco junto a Julián Blanco, miembro también del Partido Reformista Liberal.
Patricia Fortuño, foto de José Madera.La escuela que lleva su nombre, en la calle Loíza, se fundó en 1923. “La diseñó el arquitecto Carlos del Valle Zeno que también diseñó el Casino de Puerto Rico”, explica Fortuño. El arquitecto era sobrino de Manuel Zeno Gandía. El edificio se impone en medio de la Loíza. Su diseño es una mezcla de estilos. Tiene una gran entrada con un recibidor amplio del cual salen los pasillos hacia cada lado bordeando un patio interior que está forrado de cemento. El espacio es fresco y acogedor. Sus salones son amplios, de techos altísimos y el patio podría ser muchas cosas.

El gran almendro sembrado en la entrada es el poco verde que queda en lo que podría ser un gran patio. Las jardineras frente al edificio han sido sembradas  y vueltas a sembrar por los vecinos en varias ocasiones. Un pasillo que divide el espacio entre la escuela y el próximo edificio fue el espacio donde se sembró un huerto producto de la colaboración entre la comunidad y los estudiantes. En la verja que da hacia la calle hay un mural que se pintó en la primera Fiesta de la calle Loíza entre artistas voluntarios, liderados por Daniel Vélez  y un grupo de estudiantes de la Goyco. Sus salones servían de punto de encuentro para reuniones comunitarias. El patio frontal que da hacia la Loíza fue sede de presentaciones musicales y talleres durante las distintas ediciones de la Fiesta de la calle Loíza. El semestre pasado se ofrecieron unos talleres de arte, después del horario escolar, organizados por ARMaR en conjunto con el Museo de Arte Contemporáneo (MAC). Las piezas de arte que hicieron los niños se exhibieron en una muestra en el MAC. La comunidad ha estado activa en esa escuela. Pero eso no evitó que cayera en la lista de escuelas que cerrará el Departamento de Educación.
Taína Moscoso, foto por José Madera.La Goyco fue una escuela modelo. Allí estudiaron Rafael Carrión, Gilberto Monroig, Pepe Ferrer Canales, Ismael Rivera y muchos otros reconocidos puertorriqueños.  Los de la Goyco pasaban a la Escuela Labra y de allí a la Central High. Eran otros tiempos. La escuela se enfocaba en las artes y la educación era en español, inglés y francés. “Antes de crearse Condado en Machuchal vivía también gente acomodada”, explica Moscoso, “era una escuela modelo que llegó a tener 500 estudiantes y lista de espera”. Pero en los últimos años la escuela no tenía dirección. Los cambios de director o directora era constantes. No había un plan a largo plazo ni estructura. La calidad de la educación disminuyó y la matrícula fue menguando de 225 estudiantes ya iba por 175. “La comunidad se ha esforzado por participar y mejorar la calidad de la enseñanza”, dice Moscoso quien recientemente le entregó una carta al Secretario de Educación, Rafael Román, manifestando el interés de la comunidad por rescatar y trabajar por una Escuela Pedro G. Goyco mejorada para la educación de nuestros niños.