People’s Climate March

por

Las autoridades nuyorquinas estimaron en cientos de miles la participación de manifestantes en la marcha denominada People’s Climate March en Manhattan. Los ciudadanos exigen acción al gobierno para reducir las emisiones de carbono y para que tomen medidas ambientalistas.

Un grupo de boricuas de El Bronx marchó a son de plena en contra del establecimiento de un almacén de la tienda Fresh Direct en su vecindario del South Bronx. La comunidad le ha pedido al gobierno municipal que no conceda los permisos y los subsidios millonarios que le ofrecieron a la empresa que aumentaría considerablemente el tráfico de vehículos pesados en un barrio que ya sufre las peores tasas de asma de la ciudad de Nueva York. El Sur del Bronx es uno de los sectores con más concentración de boricuas en todo Estados Unidos. El grupo Papel Machete estuvo a cargo de la propuesta plástica de la protesta y Los Artesanos de la Plena pusieron la música. Papel Machete también participó por su cuenta del evento:

Papel Machete

El Programa del Estuario de la Bahía de San Juan (PEBSJ) se unió a la marcha más grande de la historia contra la falta de acción para atajar el asunto del cambio climático. El director ejecutivo del PEBSJ, Javier Laureano, contribuyó a llevar el mensaje de la importancia de destinar recursos económicos para que Puerto Rico pueda adaptarse a este desafío ambiental.

“La marcha fue algo bien grande, masivo, muchos hoteles estaban llenos y venían muchas guaguas de diferentes estados”, contó el doctor Laureano. “Aprovechamos esta oportunidad para hacer activismo y cultivar nuestras alianzas. Llevamos el mensaje de los municipios estuarinos de Puerto Rico que son los primeros en afectarse por el cambio climático”.

Javier Laureano

 

Los manifestantes caminaron a lo largo de 26 manzanas en Manhattan, y a ésta asistieron más 100 líderes mundiales, activistas, artistas y estudiantes. El evento se celebró simultáneamente en 166 países, incluido Puerto Rico, que contó con ciudadanos que marcharon desde el Condado hasta el Capitolio.

Estas manifestaciones son importantes para alertar sobre las consecuencias del cambio climático en las comunidades de escasos recursos, que son más afectadas cuando enfrentan problemas de justicia ambiental y viven cerca de cuerpos de agua, como los vecinos del Caño Martín Peña. Además, los cambios del clima afectan la agricultura, lo que representa un desafío adicional para Puerto Rico, que pierde cada vez más los espacios cultivables y sólo produce el 15% de sus alimentos.

“La franja de playa entre Toa Baja y Loíza, como muchos lugares de la Isla, se está afectado por la erosión y el aumento en el nivel del mar. Esto va a afectar la Bahía de San Juan, por donde entra el 85% de los alimentos que consumen los puertorriqueños. También se afectará la infraestructura hotelera y las comunidades cercanas a la costa. Necesitamos que los líderes de Estados Unidos y las agencias pongan los recursos económicos para atender este asunto urgente”, añadió Laureano.

La participación en la marcha de Nueva York no es la única actividad contra el calentamiento global en la que participó el PEBSJ esta semana. El doctor Laureano fue el 18 de septiembre pasado en Washington DC, contando al senador Kirsten Gillibrand, el Comisionado Residente, Pedro Pierluisi, y asesores de legisladores estadounidenses sobre los desafíos que enfrenta Puerto Rico ante el cambio climático.

“El cambio climático ya está afectando a las comunidades del Caño Martín Peña, que ya enfrentan inundaciones continuas por las lluvias, que se mezclan con las aguas sanitarias, lo que tiene un efecto directo en la salud de las personas”, dijo Laureano en Washington.

El Enlace Latino de Acción Climática organizó ese encuentro, y contó con presentaciones de otros expertos boricuas como Cecilio Ortiz, Profesor de Administración y Política Pública en el RUM y Ernesto Díaz, Director del Programa de Manejo Costero del DRNA.