Representar a Santurce en el Precinto 1

por

Los candidatos de los dos principales partidos al escaño de representante por el Precinto I de San Juan tienen varias propuestas relacionadas con Santurce y con el sector de la calle Loíza en particular. Ambos, Eddie Charbonier, del Partido Nuevo Progresista (PNP) y Ricardo Luis Ramos, del Partido Popular Democrático (PPD) son profesionales jóvenes que aspiran por primera vez a un puesto público electivo.

Ramos, abogado de 33 años y residente en Santurce, ve su papel de representante como un facilitador de las iniciativas de las comunidades. Lleva los pasados cuatro años trabajando como asesor en asuntos comunitarios de la alcaldesa Carmen Yulín Cruz y apoya y quiere seguir promoviendo el estilo de trabajo con las comunidades en el cual ha venido trabajando en su capacidad de asesor desde el puesto de representante.

“Quiero cambiar la dinámica entre ciudadanos y representantes de forma que lo principal es potenciar las cosas buenas que ya están pasando en el precinto. En todo el barrio Machuchal y en la calle Loíza en particular hay iniciativas ciudadanas que estan dando resultado y que lo que necesitan es una mano amiga, un facilitador que pueda tender esos puentes de comunicación entre comunidades y entre las agencias pertinentes para seguir apoyando lo que está siendo exitoso.….no venir con ideas preconcebidas de lo que debe ser sino escuchar y estar atento a lo que está pasando para …para darle el empujón que necesita”, sostiene Ramos.

Por su parte, Charbonier, de 34 años, quien completó un grado de derecho y fue parte del equipo del ex alcalde Jorge Santini entre 2001 y 2008, expresa una visión de su trabajo que no es muy distante de la de Ramos. “Mi función es ser un facilitador; la gente se une, propone ideas y yo las facilito”, dice.

Entre las propuestas de Charbonier, quien también fue asesor legislativo en el Senado bajo la presidencia de Thomas Rivera Schatz, están convertir las áreas de la calle Loíza y la Placita de Santurce en Zonas de Interés Turístico, mejorar las conexiones peatonales entre distintas zonas de Santurce y respaldar el dragado del Caño Martín Peña. Entre sus objetivos generales que tendrían impacto en la zona, está la simplificación del proceso de permisos para establecer negocios.

Por otra parte, Ramos, quien tiene una maestría en Resolución de Conflictos de la Universidad de Massachusets, tiene propuestas específicas para promover el uso comunitario de edificios y espacios abandonados, cambiar la dinámica de representación legislativa al trabajar desde una oficina rodante que se mueva por las comunidades y facilitar la creación de grupos de prestación y compra de servicios por personas mayores. También quiere promover la creación de “comunidades solares” en la zona.

Como propuesta nacional que impactaría todas las comunidades propone una iniciativa anticrimen y de desarrollo económico basada en la legalización y comercialización del cannabis o mariguana.

_MG_0394

 Propuestas de Ramos sobre estructuras abandonadas

Ramos tiene tres propuestas específicas para tabajar con el tema de edificios abandonados y espacios en desuso que se nutren de lo qe ya está pasando como en el grupo de la Casa Taft, un edificio en el área de la calle Loíza que se usa para servicios comunitrios  y la Maraña en la calle Estrella del área residencial del Condado que se usa como parque pasivo.

Una de las propuestas es darle derechos de superficie a organizaciones sin fines de lucro de residentes, cooperativas de trabajadores y otras de tipo comunuitario para que en terrenos del estado o privados que estén en desuso se pueda dar contrato de arrendamiento de 5 años para renovar los espacios y ponerlos a producir, lo que podría extenderse a  cinco años adicionales.

“Podemos poner a producir unos espacios sin expropiar, sin afectar el derecho propietario pero dándole las herramientas y la estabilidad que los grupos comunitarios necesitan para intervenir en la ciudad, como ya lo están haciendo. Esto es más para desarrollo de infraestructura y parques de recreación pasiva. Hay dueños que están pillados y no pueden vender y no es que hayan abandonado una propiedad, pero en vez de esperar lo ponemos a producir y al final del curso puede entrar en un contrato con los que están usando el espacio y darles una primera opción para que sigan en el lugar”, sostiene Ramos.

La segunda es enmendar el derecho de usucapión el Código Civil para reducirlo de 30 a 5 años. Eso significa que si una persona o grupo ocupa y usa un edificio abandonado por más de cinco años sin que el dueño se oponga o  reclame, la propiedad pasa a los que le están dando uso. “De ese modo se pueden trabajar proyectos de vivienda asequibles para artistas”, sostiene Ramos.

La tercera propuesta es permitir que estas organizaciones comunitarias hagan construcciones de bajo impacto, fácilmente removibles para hacer parques en terrenos baldíos como el caso de la Maraña en la calle Estrella. “Si es un lote municipal en vez de ellos necesitar un endoso del Municipio pues lo puedan actuar y si son terrenos privados lo puedan hacer también pero si el dueño quiere ejercer su derecho propietario pues o se remueve la construcción de bajo impacto o el dueño, si quiere, lo utiliza en capacidad de dueño. Le damos incentivos a las comunidades para que utilicen los espacios en desuso y los lleven a producir”, explicó Ramos.

Comunidades solares

Ramos dice que serviría como facilitador y enlace para grupos que quieran convertirse en comunidades solares bajo la ley recientemente aprobada y que fue presentada por el senador Ramón Luis Nieves.

“Esta ley le permite a grupos comunitarios la opción de que se puedan proveer su propia energía solar, que es bueno para el ambiente, baja los costos de energía y hasta puede servir para generar ingresos. Organizaciones como las que ya existen en la calle Loíza son idóneas para esto porque hay un bien común, hay un incentivo de toda la comuidad en este caso y una organizacion que ya funciona”, sostuvo.

Oficina con ruedas

De ser elegido al escaño Ricardo Ramos no trabajará sus horas de oficina desde el Capitolio sino desde una oficina rodante que se estará rotando cada mes en distintos barrios y comunidades del Precinto. Posiblemente un ayudante atenderá la oficina del capitolio  pero Ramos solo se acercará al Palacio de las Leyes para participar en las discusiones y votaciones de proyectos pero su ofiina será la rodante.

“Así puedo trabajar un mes desde Llorens Torres, luego desde Trastalleres y así por todos los barrios; puedo estar con la gente de las comunidades, facilitar gestiones gubernamentales en lo que se va trabajando con agilizar muchos de los procesos burocráticos que no están funcionando”, indicó el abogado. “Si hay personas visitando la oficina que han tenido un mismo problema con alguna agencia gubernamental podemos montarnos todos en una guagua y llegar a la oficina del director ejecutivo o el jefe, no importa de qué partido sea”, agregó.

Un mejor camino con canabis legalizado

La propuesta que Ramos ha llamado “un mejor camino para combatir el crimen” se basa en la legalización de la mariguana o canabis y el uso de los ingresos de la venta de dicha planta para fortalecer áreas de seguridad,  tratamiento salubrista y educación.

Ramos propone “regular la venta de canabis desde la semilla hasta caja registradora”. Ello traería, según sus estimados conservadores,  “un mínimo de ingresos al gobierno de 142 millones anuales por la regulación y los impuestos y $260 millones en ahorro en los esfuerzos policiales por perseguir la venta y uso de cannabis. “Estoy de acuerdo con el uso medicinal, pero también del auto cultivo enmienda. Esto será un golpe a los narcos que ahora controlan la venta”, dijo.

De los ingresos al gobierno por la producción y venta de mariguana, basado en modelos desarrollados en California y del esquema legal utilizado en Colorado, Ramos propone utilizar $50 millones para combatir el narcotráfico y el crimen de cuello blanco, $30 millones para un fondo de inversión comunitaria, incluyendo la facilitación de micro préstamos; $20 millones para combatir la adicción a drogas con iniciativas salubristas; $20 milones para atención a la  niñez temprana; $10 millones para operar la regulación de la venta por los departamentos de Hacienda y Salud y $10 millones para publicidad dirigida a prevenir el abuso del alcohol y el canabis.

“Es buena política pública contra el narcotráfico, la criminalidad y para promover desarrollo económico porque genera riqueza al servicio de las comunidades sin subir impuestos”, sostiene el candidato. “Me he caminado todo el precinto y en toda su diversidad, tanto señoras mayores en Miramar como jóvenes en Las Margaritas están de acuerdo con esta iniciativa, el público está más preparado para dar este paso de lo que muchos políticos creen”, agrega Ramos.

Charbonier por el dragado y con el G-8

Mientras tanto, el candidato Charbonier, del PNP, está comprometido con el objetivo de realizar el dragado del Caño Martín Peña y ya ha acordado con los candidatos a la gobernación Ricardo Rosselló y a la comisaría residente, Jenniffer González y los líderes de las comunidades aledañas al caño, conocidas como el G-8, dar impulso a este proyecto, que se lograría principalmente con fondos federales.

En cuanto a las comunidades del Caño Martín Peña, Charbonier se ha separado por completo de las posturas asumidas por su ex jefe Santini y el representante incumbente  Nuno López, a quien sorpresivamente derrotó este año en primarias. Ellos respaldaron y aprobaron legislación para eliminar el fideicomiso de la tierra que permite a los residentes poseer la propiedad de sus barrios en común y permite el desarrollo sin que grandes intereses de bienes raíces desarticulen y tomen la zona. Pero Charbonier apoya al G-8.

“Yo conozco a los líderes del G8, lo que ellos han hecho es muy bueno, ahí hay gente apolítica y de todos los partidos. El dragado es necesario y el fideicomiso de la tierra lo aprueba la mayoria de la gente que está allí. Yo creo que fue un error político y un error de cálculo. Si la gente tiene algo que funciona y la gente lo quiere tienes que ayudarlos porque los que viven ahí son ellos”, sostiene Charbonier.  “Yo estoy a favor del fideicomiso y mi visión en eso es totalmente opuesta a la de Nuno y Jorge. Tanto Ricardo, Jennifer y yo firmamos un acuerdo para que se mantuviera la Corporación Enlace y el compromiso para el dragado del caño”, agregó.

Zonas de interés turístico en el “downtown” Santurce

Charbonier propone reclasificar las áreas de la calle Loíza y la Placita en la Parada 19 como zonas de Interés Turístico, lo que traería mejoras y promoción a ambos sectores populares, que generan amplia actividad comercial con establecimientos de restaurantes, barras y áreas de esparcimiento.

“Esto es el ‘Downtown Santurce’ dice Charbonier, evocando una iniciativa del ex alcalde Santini que se conoció como “Downtown Condado”.  Charbonier señala que la gente piensa sólo en áreas como Condado y Viejo San Juan como zonas turísticas. “Pero no estás viendo La Placita y la calle Loíza, sectores a los que, gracias a las aplicaciones, llegan gran cantidad de turistas y visitantes porque buscaron en Food Network o Trip Advisor y vieron que era un buen lugar para comer. Ahora a veces entras a un lugar y el 30% de los clientes no son locales, pero no es por la Compañía de Turismo o por gobierno que llegaron allí”, argumenta Charbonier.

La calle Loíza y La Placita hoy no son clasificados como zonas de interés turístico pero al darles esa clasificación la Compañía de Turismo se obliga a promoverlos y tiene que tener estándares de seguridad, entre otras ventajas, elabora el candidato.

“La calle Loíza todavía tiene un concepto de un pueblito con los pequeños negocios y oficinas de servicios. Han cerrado negocios pero otros abren y se está creando una industria de jóvenes, por combustión espontánea, porque nadie los ayudó. Hay negocios de comida creativa, de clase media y alta, una zona gastronómica de primera”, observa Charbonier. “En la calle Loíza hay negocios bien agradables y cuando estas adentro estás muy bien, pero cuando sales afuera lo que tienes es las calles chiquitas y sucias, la cablería eléctrica por donde quiera, no hay seguridad, carros mal estacionados. En un momento dado, no se puede hacer en cuatro años, pero quiero revivir para la calle Loíza el proyecto que tenía Santini de Downtown Condado, que incluye soterrar la cablería eléctrica”, agrega.

El candidato sostiene que si se aprueba la Zona de Interés Turístico se establecería una reglamentación,  por encima de la municipal, que favorecerá a los negocios y a las miles de personas que disfrutan y trabajan en estas áreas. Además, Turismo tendría que incluir a estos sectores en sus promociones y la actividad económica crecería, sostiene.

“En la calle Loíza hicieron un festival por iniciativa de los líderes de la comunidad, en La Placita si eres millonario la pases brutal y si estas ‘pelao’ con cinco pesos la puedes pasar bien también”, dice Charbonier. “Yo estoy ‘full’ con los comerciantes en eso” dijo sobre algunos conflictos surgidos entre residentes y comerciantes de La Placita debido a la actividad nocturna masiva en el lugar. “Hay dos o tres vecinos que les molesta pero como joven asumo mis posturas y digo la verdad. Si usted se muda a la playa de Isla Verde usted sabe que la gente van a la playa y hacen ruido, plantea. Mencionó que entre solo  tres negocios del mismo dueño en La Placita, generan 227 empleos. “Si les quito dos horas de operación van a tener que despedir a 30 empleados, que no pagarán planilla ni seguro social”, agrega.

Conexiones peatonales

Charbonier plantea que los distintos sectores de Santurce y sus alrededores son como pequeñas islas porque a pesar de que algunas están a corta distancia entre sí , están separadas por áreas oscuras, inseguras o deterioradas que no propician que la gente las cruce a pie.

“Vas a La Placita y son tres minutos hacia Condado, diez hasta el hotel Marriott, pero la gente no se atreve porque está oscuro y no ofrece seguridad el área  bajo el Puente de la Canals y los alrededores”, plantea como ejemplo.

“También la calle Loíza conecta por la De Diego con el Condado pero en ese trecho hay aceras rotas, nadie quiere caminar por allí. Tiene que haber un concepto turístico abierto si quieres caminar por la calle y eso no cuesta millones de dólares, es cuestión de poner los focos y arreglar las aceras”, agrega. “Lo mismo pasa en Miramar que ya estamos haciendo consultas de como conectar el sector. Ahora tu sales de Miramar frente al departamento de Justicia hacia Condado y no hay forma de cruzar sin que te atropellen. Eso lo que falta es un buen señalamiento del tránsito ahí. El Distrito de Convenciones es otra de las mini-islas que hay que conectar”, agregó.

El candidato sostiene que hay que incluir a la empresa privada en estos planes pues ellos saben que se beneficiarán con el mejoramiento de la infraestructura alrededor de sus negocios, propone Charbonier

Agilizar permisos

Finalmente el candidato Charbonier indica que está comprometido con el impulso a toda legislación que agilice los permisos para establecer negocios y construcciones en el País, lo cual beneficiará a todas las zonas del Precinto I, indica.

“Tenemos que cambiar el famoso ‘no’ del gobierno”, plantea. “Hay un comerciante que esta montando restaurante al lado de Fine Arts en Miramar pero aún espera por el permiso. Paulson, el multimilliario de la ley 20 y 22, compró una franja de edificios en el Condado y todavía espera por el permiso de demolición.  Nick Prouty, el que hizo Ciudadela, lleva cuatro años y medio esperando permiso para construir un parque que le va a regalar al Muinicipio. La permisología es un dolor de cabeza y no hay excusa por la cual uno no pueda ir a un solo lugar a sacar el permiso. Quisiéramos que se logre en menos de un mes o en poco tiempo porque la gente quiere invertir pero si te tardas mucho en los permisos se les quitan las ganas y se nos van”, termina diciendo Eddie Charbonier.