Tren liviano

El Tren Liviano, un proyecto parecido al llamado SATUR de la pasada administración municipal de San Juan, busca conectar a Santurce con el Viejo San Juan. El sábado se llevó a cabo una reunión en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras para discutir las posibilidades de llevar a cabo el proyecto con las modificaciones que hagan falta  para que esté a tono con las necesidades de la ciudadanía.

La reunión -que era abierta al público- fue auspiciada por el Colegio de Ingenieros y Agrimensores y el Municipio de San Juan. El plan original incluye seis paradas en Santurce incluyendo: Sagrado, Gandul, Parada 18 y otras. La ruta de ese plan pasaba por la avenida Fernández Juncos donde se expropiaron muchas estructuras que permanecen vacías. El planificador retirado Gabriel Rodríguez destacó la importancia de mejorar las condiciones para los peatones en Santurce y motivar el caminar en la ciudad. El experto entiende que se deben aumentar los usos comerciales y residenciales, y el uso de las plazas. Además destacó que todas las propuestas pretenden contar con las sugerencias de residentes y comerciantes del sector.

En el evento, al que asistieron unas 300 personas, el director de urbanismo del municipio, Tato Rivera Santana, le achacó a la eliminación del tren, en la década del 1950, y al desparrame urbano sin un plan de transporte público, el grave problema de congestión vehicular y de falta de alternativas que enfrentamos incluso en los centros urbanos.

Los expertos enfatizaron en la necesidad de que el transporte público esté conectado, que se pueda pasar del tren urbano a las guaguas, del Acuaexpreso al tren liviano, por ejemplo. Las ideas se analizarán para incluirlas en una propuesta revisada que sea viable y que cumpla con las necesidades de la ciudadanía.

“No habrá desplazamientos para Tren Liviano”, aclaró la alcaldesa, Carmen Yulín Cruz. “Lo que opinen aquí va a incorporarse a la solución”.